Haz tu cita llamando al             8120892244

¿Qué es el trastorno neurocognitivo mayor?

El trastorno neurocognitivo mayor, también conocido como demencia, es una condición neurológica progresiva que afecta la capacidad cognitiva y funcional de una persona. Se manifiesta principalmente en la pérdida de memoria, alteraciones en el pensamiento, dificultades en la comunicación, y cambios en la personalidad y el comportamiento. Esta condición impacta significativamente la calidad de vida de quienes la padecen, así como la de sus seres queridos.

Entre las causas más comunes de trastorno neurocognitivo mayor se encuentra la enfermedad de Alzheimer, que representa una proporción considerable de los casos. Otras causas incluyen la demencia vascular, la enfermedad de Parkinson, la degeneración lobar frontotemporal y otras condiciones neurodegenerativas. Es crucial reconocer los síntomas tempranos para un diagnóstico oportuno y un manejo adecuado.

El diagnóstico de trastorno neurocognitivo mayor se realiza mediante evaluaciones neuropsicológicas, pruebas de imagen cerebral y análisis clínicos exhaustivos. La atención integral de estos pacientes implica un enfoque multidisciplinario que incluye a neurólogos, psicólogos, terapeutas ocupacionales y familiares.

En Neurocenter, comprendemos la importancia de brindar información detallada y comprensible sobre el trastorno neurocognitivo mayor. Nuestro compromiso es ofrecer recursos que ayuden tanto a pacientes como a sus familias a entender la naturaleza de la enfermedad, los tratamientos disponibles y las estrategias para mejorar la calidad de vida en cada etapa de la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas de este trastorno?

El trastorno neurocognitivo mayor presenta una variedad de síntomas que afectan diferentes aspectos de la función cerebral. Es fundamental reconocer estos signos para buscar atención médica temprana y abordar la condición de manera efectiva. Aquí te proporciono una descripción detallada de algunos de los síntomas más comunes:

  • Pérdida de Memoria:

La memoria a corto plazo se ve afectada inicialmente, y con el tiempo, la pérdida de memoria progresa hacia eventos más recientes y, eventualmente, hacia recuerdos más antiguos.

  • Dificultades en el Pensamiento:

Se observan problemas en la capacidad para planificar, organizar y resolver problemas. La toma de decisiones también puede deteriorarse, afectando la independencia funcional.

  • Alteraciones en la Comunicación:

Dificultades para encontrar las palabras adecuadas, expresarse coherentemente o comprender el lenguaje de los demás. Esto puede generar frustración en el individuo afectado.

  • Cambios en la Personalidad y el Comportamiento:

Las personas con trastorno neurocognitivo mayor pueden experimentar alteraciones en la personalidad, como apatía, irritabilidad o cambios en el estado de ánimo. Además, pueden surgir comportamientos inusuales.

  • Desorientación en Tiempo y Espacio:

Pérdida de la noción del tiempo y dificultades para comprender la ubicación y el entorno, lo que puede aumentar el riesgo de desorientación.

  • Problemas con las Actividades Cotidianas:

Dificultades para realizar tareas cotidianas, como vestirse, asearse o preparar alimentos. Esto afecta la autonomía y la calidad de vida.

Es fundamental destacar que estos síntomas pueden variar en intensidad y progresión según la causa subyacente del trastorno neurocognitivo mayor. Ante la presencia de estos signos, es crucial buscar la evaluación de un profesional de la salud especializado en neurología para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

En Neurocenter, reconocemos la importancia de comprender estos síntomas y estamos comprometidos en proporcionar información detallada y apoyo tanto a los pacientes como a sus seres queridos para enfrentar los desafíos asociados con el trastorno neurocognitivo mayor.

¿Quiénes lo pueden presentar?

El trastorno neurocognitivo mayor puede afectar a personas de diferentes edades, aunque es más común en adultos mayores. Aquí te proporciono información sobre los grupos de personas que pueden presentar este trastorno:

  • Personas Mayores:

La edad avanzada es uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de trastorno neurocognitivo mayor. La enfermedad de Alzheimer, que es una de las causas más comunes de este trastorno, tiende a manifestarse con mayor frecuencia en la tercera edad.

  • Personas con Factores de Riesgo Cardiovascular:

Aquellas con antecedentes de enfermedades cardiovasculares, como hipertensión, diabetes o enfermedad vascular, tienen un riesgo aumentado de desarrollar trastornos neurocognitivos. El control de estos factores de riesgo es clave en la prevención.

  • Historial Familiar:

La presencia de casos de trastorno neurocognitivo mayor en la familia puede aumentar la predisposición genética. Las personas con antecedentes familiares pueden tener un riesgo mayor de desarrollar la enfermedad.

  • Lesiones Cerebrales:

Traumatismos craneales graves o lesiones cerebrales pueden aumentar el riesgo de trastornos neurocognitivos. Es esencial abordar adecuadamente las lesiones cerebrales y seguir protocolos de cuidado post lesión.

  • Personas con Síndrome de Down:

Las personas con síndrome de Down tienen un riesgo aumentado de desarrollar trastorno neurocognitivo mayor en comparación con la población general. Esto se debe a factores genéticos asociados con el síndrome.

  • Otras Condiciones Neurológicas:

Individuos con enfermedades neurológicas preexistentes, como la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple o la enfermedad de Huntington, también pueden presentar síntomas de trastorno neurocognitivo mayor.

Es esencial destacar que la presencia de factores de riesgo no garantiza el desarrollo del trastorno, y muchas personas pueden no presentar estos síntomas a pesar de tener factores de riesgo. La investigación continua busca comprender mejor los factores que contribuyen al desarrollo del trastorno neurocognitivo mayor para mejorar las estrategias de prevención y tratamiento.

En Neurocenter, reconocemos la diversidad de los factores de riesgo y estamos comprometidos en proporcionar información y apoyo adaptado a las necesidades específicas de cada individuo y su situación médica única.

¿Cómo trata un neuropsicólogo este trastorno?

El abordaje del trastorno neurocognitivo mayor por parte de un neuropsicólogo implica una intervención integral que se adapte a las necesidades específicas del paciente. Aquí te proporciono una descripción detallada de las estrategias y enfoques que un neuropsicólogo puede emplear en el tratamiento de este trastorno:

  • Evaluación Neuropsicológica:

El primer paso es realizar una evaluación exhaustiva de las funciones cognitivas del paciente. Esto ayuda al neuropsicólogo a comprender la naturaleza y la gravedad de los déficits cognitivos para diseñar un plan de tratamiento personalizado.

  • Estimulación Cognitiva:

Se implementan programas de estimulación cognitiva para fortalecer las funciones mentales afectadas, como la memoria, la atención, la concentración y las habilidades ejecutivas. Estos programas pueden incluir actividades específicas adaptadas a las capacidades del paciente.

  • Entrenamiento en Estrategias Compensatorias:

Se enseñan técnicas y estrategias para compensar las deficiencias cognitivas y mejorar la autonomía en la vida diaria. Esto puede incluir el uso de recordatorios visuales, agendas y otras herramientas de apoyo.

  • Apoyo Emocional y Psicológico:

El neuropsicólogo proporciona apoyo emocional tanto al paciente como a sus familiares, ya que el trastorno neurocognitivo mayor puede tener un impacto significativo en el bienestar emocional. Se abordan las preocupaciones y se fomenta la adaptación a los cambios.

  • Terapia Cognitivo-Conductual Adaptada:

Para abordar síntomas como la depresión, la ansiedad o la frustración, se puede utilizar la terapia cognitivo-conductual adaptada. Esta terapia se enfoca en cambiar patrones de pensamiento negativos y promover conductas adaptativas.

  • Rehabilitación Neuropsicológica:

Se diseñan programas de rehabilitación específicos para ayudar a mejorar la funcionalidad y la independencia del paciente en actividades cotidianas. Esto puede incluir la práctica de tareas específicas para fortalecer habilidades perdidas.

  • Asesoramiento a Familiares:

El neuropsicólogo trabaja estrechamente con los familiares para proporcionar educación sobre el trastorno, orientar en el manejo de comportamientos difíciles y brindar estrategias para mejorar la calidad de vida del paciente y su entorno.

Es importante destacar que el tratamiento llevado a cabo por un neuropsicólogo es parte de un enfoque multidisciplinario que puede incluir la colaboración con neurólogos, terapeutas ocupacionales y otros profesionales de la salud.

La adaptabilidad y la personalización son clave en la atención de personas con trastorno neurocognitivo mayor, y el trabajo conjunto del equipo médico y los seres queridos es fundamental para brindar un apoyo integral.

En Neurocenter, entendemos la complejidad de este trastorno y nos esforzamos por ofrecer recursos y apoyo especializado para ayudar a los pacientes y sus familias a enfrentar los desafíos asociados con el trastorno neurocognitivo mayor.

¿Qué es la terapia cognitiva?

La terapia cognitiva es un enfoque psicoterapéutico centrado en identificar y modificar patrones de pensamiento negativos o disfuncionales, así como las emociones y comportamientos asociados. Desarrollada por el psicólogo Aaron T. Beck, esta terapia se basa en la idea de que nuestras percepciones y interpretaciones de los eventos tienen un impacto significativo en nuestra forma de sentir y actuar.

A continuación, se describen los principales aspectos de la terapia cognitiva:

  • Identificación de Pensamientos Automáticos:

Durante las sesiones de terapia cognitiva, el terapeuta trabaja con el paciente para identificar los pensamientos automáticos y las creencias subyacentes que pueden estar contribuyendo a emociones negativas o patrones de comportamiento no saludables.

  • Evaluación de la Validez de los Pensamientos:

Una vez identificados los pensamientos automáticos, se evalúa su validez y realismo. Esto implica cuestionar la veracidad de las interpretaciones negativas y distorsiones cognitivas, como la catastrofización o la focalización selectiva.

  • Reestructuración Cognitiva:

La reestructuración cognitiva implica cambiar los patrones de pensamiento disfuncionales por otros más realistas y adaptativos. El terapeuta colabora con el paciente para encontrar evidencia que respalde o refute los pensamientos automáticos negativos, fomentando una perspectiva más equilibrada.

  • Desarrollo de Estrategias de Afrontamiento:

La terapia cognitiva incluye el desarrollo de estrategias de afrontamiento efectivas. Esto implica enseñar al paciente habilidades para manejar el estrés, la ansiedad o la depresión, y proporcionar herramientas prácticas para afrontar situaciones desafiantes.

  • Establecimiento de Metas y Planificación:

Durante el proceso terapéutico, se trabajan metas específicas y realistas para el cambio. Se establecen planes de acción concretos y se abordan los obstáculos que puedan surgir en el camino hacia la mejora.

  • Enfoque Presente y Orientado a Soluciones:

Aunque se pueden explorar eventos pasados para comprender patrones de pensamiento, la terapia cognitiva se centra principalmente en el presente y en la búsqueda de soluciones para los desafíos actuales.

  • Colaboración Terapéutica:

La terapia cognitiva es una colaboración entre el terapeuta y el paciente. Se fomenta la participación activa del individuo en su propio proceso de cambio, promoviendo la autoreflexión y el autoconocimiento.

Esta forma de terapia ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de una variedad de trastornos psicológicos, como la depresión, la ansiedad, los trastornos de la alimentación y el trastorno obsesivo-compulsivo, entre otros. La terapia cognitiva es breve y enfocada, con un enfoque pragmático para abordar los desafíos mentales y emocionales.

En Neurocenter, reconocemos la importancia de las intervenciones terapéuticas basadas en evidencia, como la terapia cognitiva, para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Si tienes preguntas específicas o necesitas más información sobre este enfoque, estaré encantado de proporcionarla.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes