Haz tu cita llamando al             8120892244

Neuropsicología: Trail Making Test Partes A y B

El Test Trail Making es una medida neuropsicológica de trazado visual conceptual y visual-motora, que requiere al sujeto que inicie, cambie y pare una secuencia de acciones. Es una de las pruebas más clásicas y utilizadas para evaluar el funcionamiento ejecutivo, aunque incorpora numerosas novedades y ventajas con respecto a este.

¿Qué es la prueba de Senderos?

El Test de los Senderos (TESEN) es una prueba de cribado de aplicación individual para evaluar el funcionamiento ejecutivo de los jóvenes y adultos mediante una tarea de planificación visomotora y está basado en el Trail Making Test (TMT).

¿De qué está compuesto?

Está compuesto por pruebas (o senderos) diferentes que permiten evaluar una variedad más amplia de componentes incluidos en las funciones ejecutivas, como son la capacidad para planificar, la memoria de trabajo, la flexibilidad mental, la alternancia, la atención sostenida, la memoria prospectiva, la velocidad de procesamiento perceptivo y la fluidez de la respuesta motora.

En cada una de estas pruebas, de dificultad creciente, se valora tanto la precisión (errores) como la velocidad, además de ofrecer un índice total de funcionamiento ejecutivo. También se proporcionan las claves para valorar los aspectos cualitativos de la ejecución que se observen durante la aplicación de la prueba y su significado neuropsicológico, lo que permite ir más allá de la interpretación psicométrica de los resultados.

¿Cómo se realiza la prueba?

El “Trail Making Test” consta de dos partes, A y B. El participante necesitará un lápiz para realizar cada parte. El examinador empieza a contar el tiempo de ejecución de la parte A y de la parte B tan pronto como se hayan dado las instrucciones y se le haya indicado al participante que puede comenzar. El tiempo se termina de contar hasta que el participante completa cada parte o finalice la prueba. 

  • En la Forma A, se le da al sujeto una hoja con números colocados de forma aleatoria y se le pide que dibuje líneas consecutivas para conectar números consecutivos tan rápida y precisamente como pueda, sin levantar su lápiz.
  •  En la Forma B, se le da al sujeto una hoja con números y letras aleatorizados. Se pide al sujeto que conecte los números consecutivos y las letras, alternando números y letras, sin levantar el lápiz del papel.

El tiempo que se necesita para completar la Forma A se sustrae del tiempo necesitado para la Forma B. Esta puntuación de la diferencia proporciona un índice de cuán difícil es para el sujeto ejecutar la tarea con dos secuencias (números y letras), comparado con la tarea de una sola secuencia (solamente números).

Ventajas y desventajas del Trail Making Test

Este test tiene varias ventajas. Los materiales necesarios (sólo dos hojas de test y un lápiz) pueden conseguirse fácilmente. Los coeficientes de validez son generalmente aceptables. El test es rápido y fácil de administrar, y las pruebas están disponibles para edades entre los 8-15 años, se realizan individualmente y la duración es de aproximadamente 8 a 10 minutos.

Desafortunadamente, el test Trail Making también tiene varias desventajas cuando se utiliza como una medida de la impulsividad. El principal problema es que las puntuaciones reflejan múltiples procesos cognitivos y habilidades, incluyendo atención, memoria a corto plazo, coordinación visomotora, la capacidad de establecer y mantener la respuesta, y la capacidad de inhibir una respuesta previamente aprendida.

Puntuaciones pobres, como se indicó, debidas a grandes diferencias entre los tiempos requeridos para completar la Forma A y la Forma B, pueden obtenerse por distintas razones. Pueden atribuirse a factores relacionados con la impulsividad (ej. déficits en inhibir respuestas inapropiadas en la Forma B). 

La Forma A se parece a muchos juegos infantiles, tales como “Unir los puntos”, mientras que la Forma B es novedosa para los niños y adolescentes. De acuerdo con esto, los trastornos en el aprendizaje y la memoria pueden dificultar más la ejecución en la Forma B que en la A, produciendo por tanto enormes diferencias en los tiempos requeridos en cada forma.

¿Qué evalúa la aplicación del Trail Making Test?

Al tener dos subescalas, cada una es capaz de evaluar distintas capacidades; la parte A, que mide la atención sostenida y consiste en ejecutar una tarea, se caracteriza por la capacidad de seleccionar, entre una gran cantidad de estímulos simultáneos, estímulos que son significativo solo en un momento dado, además de mantener una respuesta constante durante actividades repetitivas. La parte B que mide el funcionamiento ejecutivo, y consta de atención selectiva a focalizada se refiere a la capacidad de seleccionar estímulos relevantes para una tarea sin distraerse con estímulos irrelevantes.

Para qué Trastornos Neuropsicológicos se utiliza esta herramienta

Este test se divide en dos partes: Parte A y Parte B, cada una con aplicaciones específicas en el diagnóstico y seguimiento de diversos trastornos neuropsicológicos.

Parte A del Trail Making Test

La Parte A del TMT evalúa principalmente la velocidad de procesamiento visual y motor. Consiste en conectar números en secuencia ascendente (1, 2, 3, etc.) lo más rápido posible.

Trastornos Neuropsicológicos donde se aplica la Parte A:

  • Demencia: El rendimiento en la Parte A puede ayudar a identificar deterioro cognitivo temprano.
  • Trastornos de Atención: Pacientes con TDAH pueden mostrar dificultades significativas en la velocidad de procesamiento.
  • Lesión Cerebral Traumática (LCT): Permite evaluar el impacto de una LCT en la función cognitiva y la recuperación post-lesión.
  • Enfermedades Neurodegenerativas: Como la esclerosis múltiple, donde se monitorea el deterioro en la velocidad de procesamiento.

Parte B del Trail Making Test

La Parte B del TMT es más compleja y evalúa la flexibilidad cognitiva y la capacidad de alternar entre diferentes conjuntos de estímulos. Los participantes deben alternar entre números y letras en secuencia (1-A-2-B-3-C, etc.).

Trastornos Neuropsicológicos donde se aplica la Parte B:

  • Trastornos Ejecutivos: Problemas en el lóbulo frontal que afectan la capacidad de planificación y organización.
  • Esquizofrenia: Se observa dificultad en la flexibilidad cognitiva y el control ejecutivo.
  • Trastornos del Espectro Autista (TEA): Evaluación de la capacidad para alternar entre tareas y manejar múltiples estímulos.
  • Depresión Mayor: Puede mostrar disminución en la velocidad de procesamiento y dificultades en la flexibilidad cognitiva.
  • Trastornos Bipolares: Evaluación de cambios en la función cognitiva durante diferentes fases del trastorno.

Conclusión

El uso del Trail Making Test Partes A y B en la evaluación de trastornos neuropsicológicos es fundamental para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento eficaz. Este test permite a los especialistas identificar y monitorear una variedad de condiciones, desde demencias hasta trastornos del espectro autista, proporcionando una visión clara del estado cognitivo del paciente

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes