Haz tu cita llamando al             8120892244

Terapia cognitivo conductual para tratar la ansiedad

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es un enfoque terapéutico ampliamente utilizado y efectivo para tratar la ansiedad y otros trastornos emocionales.

La TCC se basa en la idea de que los pensamientos, las emociones y los comportamientos están interrelacionados y que cambiar patrones de pensamiento y comportamiento puede mejorar las emociones y reducir la ansiedad.

La TCC para la ansiedad generalmente incluye los siguientes componentes:

  • Identificación de pensamientos automáticos negativos

La TCC ayuda a las personas a identificar pensamientos automáticos negativos y distorsiones cognitivas que pueden contribuir a la ansiedad. Estos pueden incluir pensamientos catastróficos, generalizaciones, pensamiento en blanco y negro y otras formas de pensamiento distorsionado.

  • Reestructuración cognitiva

Una vez que se han identificado los pensamientos automáticos negativos, el terapeuta ayuda al paciente a desafiar y reemplazar estos pensamientos por otros más realistas y equilibrados.

  • Entrenamiento en habilidades de afrontamiento

La TCC también se centra en enseñar habilidades de afrontamiento efectivas, como técnicas de relajación (por ejemplo, respiración profunda, relajación muscular progresiva), manejo del tiempo, resolución de problemas y habilidades de comunicación.

  • Exposición gradual

Esto implica que la persona se enfrenta de manera gradual y controlada a las situaciones o estímulos que le provocan ansiedad, lo que les permite aprender que pueden tolerar la ansiedad y que sus miedos son a menudo infundados.

  • Reforzamiento del cambio de comportamiento

La TCC también puede incluir el establecimiento de objetivos y el monitoreo del progreso para reforzar los cambios positivos en el comportamiento y mantener la motivación.

  • Prevención de recaídas

Finalmente, la TCC enseña habilidades de mantenimiento y prevención de recaídas para que las personas puedan continuar aplicando lo que han aprendido en terapia en sus vidas cotidianas y manejar la ansiedad de manera efectiva a largo plazo.

¿Cómo nos afectan los trastornos emocionales?

Los problemas psicológicos ejercen un impacto negativo en la población. Durante la última década, trastornos como la depresión o la ansiedad parecieran ir en aumento, esto como consecuencia de un estilo de vida lleno de estrés y preocupaciones, aunque también éste aumento puede ir en relación a que en los últimos años se ha realizado un esfuerzo por concientizar a la población, por lo que, pudiera ser que no aumentan el número de casos, solo se diagnostican más.

Éste tipo de trastornos han acompañado a la humanidad desde sus inicios, por lo que no es de extrañar que a lo largo de la historia se hayan buscado soluciones tratamientos para su control.

Desde su origen hace más de 100 años, la psicología ha buscado técnicas para resolver éste tipo de problemas, principalmente sesiones de terapia que se han ido modificando a lo largo de la historia.

¿Existe algún tipo de riesgo al realizar ésta terapia?

Éste tipo de terapia es segura, sin embargo, en ocasiones puede abordarse temas que pueden llevar a cierto grado de estrés emocional. No te preocupes, ésto es parte del conocer los problemas y de identificar las situaciones que más nos afectan. Fuera de eso, las sesiones consisten principalmente en diálogo entre el terapeuta y el paciente.

¿En qué consiste éste tipo de terapia?

De éste modo estableció las bases de la terapia cognitivo conductual, que es un tipo de terapia psicológica, en la que, mediante una serie de sesiones, un psicoterapeuta guía al paciente mediante el diálogo a que sea consciente de esos pensamientos negativos e intrusivos que limitan la calidad de vida del paciente. Mediante ésta técnica se logra que el paciente por sí solo busque soluciones a determinados problemas.

¿Cuándo es conveniente su aplicación?

Algunos ejemplos de situaciones que han demostrado beneficio con la terapia cognitivo conductual son:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Afrontar situaciones como la pérdida de un ser querido
  • Evaluar y superar situaciones que han condicionado a traumas.
  • Enfrentarse a miedos y situaciones de la vida cotidiana.

Ansiedad y terapia cognitivo conductual

La ansiedad es uno de los trastornos psicológicos más frecuentes, de la cuál a su vez existen varios tipos, sin embargo, de manera general se caracteriza por una preocupación excesiva por una o varias situaciones.

Los pacientes con ansiedad no son capaces de controlar la preocupación y cuándo piensan o se enfrentan a ella pueden presentar problemas de concentración, cansancio y fatiga, problemas del sueño o intranquilidad.

¿Qué esperar de las sesiones?

Una de las virtudes de la terapia cognitivo conductual es que el paciente interviene constantemente, es decir, no solamente se trata de seguir las instrucciones del terapeura, pues se basa en una interacción constante entre el terapeuta y el paciente, de tal modo que mediante un auto análisis el paciente determine el origen de sus problemas y una vez identificados, buscar las soluciones.

Hay que tomar en cuenta que la terapia cognitivo conductual se basa en el presente, en lo que en este momento está afectando al paciente. Si bien como parte de la terapia se indaga sobre el pasado para buscar posibles orígenes de los problemas, ésta modalidad de terapia no tiene como enfoque encontrar la causa, sino más bien el brindar las herramientas necesarias para afrontar la situación en el aquí y el ahora.

Durante las sesiones también se explorarán diferentes escenarios ante los que el paciente se puede enfrentar de manera rutinaria, como por ejemplo hablar en público, usar el transporte público, dirigir una junta, etc. 

Parte de éste ejercicio es saber qué respuesta tiene normalmente el paciente, y qué respuesta busca lograr. Para ésto pensará en distintos modos de lograrlo. Éste tipo de ejercicios y pensamientos son los que ayudarán a lo largo de las sesiones para afrontar la ansiedad.

En ocasiones el terapeuta puede encargar “tarea”, que generalmente consiste en pequeños ejercicios de pensamiento o de exposición.

Dentro de la misma terapia se pueden utilizar diferentes técnicas, por ejemplo, la terapia de exposición, que consiste en que el paciente se enfrente a las situaciones que lo preocupan poco a poco, estableciendo pequeñas metas hasta lograr finalmente enfrentarse al problema de manera exitosa.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes