Haz tu cita llamando al             8120892244

¿Son diferentes el autismo y el asperger?

El autismo y asperger forman parte de los trastornos del espectro autista, un conjunto de trastornos del neurodesarrollo que se caracterizan por un déficit persistente en la comunicación e interacción social, así como patrones repetitivos de comportamiento, intereses y actividades. Se diferencian en cuanto a la forma en la que se manifiestan.

Trastornos del espectro autista

Los trastornos del espectro autista consisten en 5 trastornos:

  • Autismo
  • Síndrome de Asperger
  • Trastorno desintegrativo de la infancia
  • Síndrome de Rett
  • Otros trastornos del espectro autista no especificados.

Comienzan a ser evidentes desde la infancia, y destacan por alteración en la comunicación (verbal y no verbal), alteración en la interacción social (incluyendo el entender y mantener relaciones), así como comportamientos, intereses y actividades estereotipados restrictivos o repetitivos. Además, pueden presentarse con o sin déficit intelectual.

Estos trastornos están presentes en el 1% de la población general, con la misma prevalencia entre raza y grupos étnicos, con mayor predilección en hombres, sin embargo, en el caso de mujeres suele ser más severo.

Para su diagnóstico deben estar presentes:

  • Deficiencia en la reciprocidad socioemocional (acercamiento anormal, fracaso en de la conversación normal)
  • Deficiencia en la comunicación no verbal
  • Dificultad para ajustar el comportamiento en diversos contextos sociales
  • Ausencia de interés por otras personas.
  • Patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento
  • Intereses o actividades que se manifiestan por movimientos
  • Utilización de objetos o habla estereotipado (motoras simples, ecolalia, etc),
  • Insistencia en la monotonía con excesiva inflexibilidad de rutinas
  • Angustia ante cambios pequeños
  • Dificultad para las transiciones
  • Intereses muy restringidos y fijos anormales en cuanto a su intensidad
  • Hiper o hipoactividad a los estímulos sensoriales.

Además, para realizar el diagnóstico es necesario que estos síntomas estén presentes desde las primeras fases del periodo del desarrollo y que causen un deterioro clínicamente significativo en el aspecto social, escolar y laboral.

Se desconoce la causa específica de estos trastornos, sin embargo, se ha viso una mayor prevalencia al haber un familiar con este trastorno. Por ejemplo, con una probabilidad del 2-10% de presentarse entre hermanos.

El grado de severidad es muy variable, pudiendo requerir ayuda para pocas o todas las actividades del día a día. Es por eso que el pronóstico es muy variable según la forma de presentación del trastorno del espectro autista, aunque mucho va a depender de si se asocia o no a una deficiencia intelectual y menor capacidad verbal.

Estos trastornos forman parte de los trastornos del neurodesarrollo, un grupo de afecciones que comienzan en la niñez cuando la persona aún está en desarrollo, usualmente desde la primaria. Se caracterizan por un déficit del desarrollo que ocasiona deficiencias del funcionamiento personal, social, académico u ocupacional.

Dentro de los trastornos del neurodesarrollo, además de los trastornos del espectro autista como autismo y asperger, también se encuentran el déficit de atención e hiperactividad (TDAH), la discapacidad intelectual y trastornos específicos del aprendizaje.

¿Cómo se presenta el autismo?

El autismo es el principal trastorno de este tipo, se caracteriza por una alteración en la interacción social, comunicación y un rango de actividades e intereses. Aproximadamente el 20% de los padres refieren que el niño presentaba un desarrollo normal hasta que cumplía 1 a 2 años de edad, que era cuando comenzaban a ver un retraso en su neurodesarrollo.

Unas de las primeras manifestaciones era la ausencia de la sonrisa social, que pasaran horas jugando solos, socialmente retraídos e indiferentes para tratar de comunicarse. Conforme crecen no son capaces de entender la comunicación no verbal como el contacto visual y las expresiones faciales y usualmente hay un retraso en el lenguaje.

En cuanto al comportamiento, intereses y actividades repetitivas, éstas suelen ser muy intensas y compulsivas, por lo que al haber una interrupción causan un enojo intenso, así como comportamiento agresivo. En algunos casos incluso pueden confundirse con psicosis.

No existe ningún estudio de laboratorio o imagen que nos confirme el diagnóstico. Éste se basa en la presencia de los síntomas característicos de este trastorno.

¿Cómo se presenta el Asperger?

El síndrome de Asperger en general comparte las mismas características que el autismo en cuanto a las dificultades en la comunicación e inflexibilidad del pensamiento y comportamiento, sin embargo, tienen un lenguaje fluido y una capacidad intelectual normal o incluso superior a comparación de la población general.

Es ligeramente menos común que el autismo, además de que suele notarse un poco después. A diferencia del autismo, aunque también presentan dificultad para la comunicación (gestos, tono de voz, expresiones):

  • Tienen una buena habilidad verbal pero con una pobre comunicación
  • Les cuesta mantener una conversación social, pero pueden hablar por un largo tiempo sobre temas de su interés y suelen hablar de forma muy formal.
  • Comprenden el lenguaje según el significado exacto de las palabras, por lo que no suelen comprender el sarcasmo, bromas y metáforas.

Terapia neuropsicológica

El tratamiento de los trastornos del espectro autista es sintomático y multidisciplinario. Se basa principalmente en la terapia neuropsicológica, en donde se les enseña y entrena a comportarse adecuadamente, a mejorar su comunicación y trabajar en la interacción social. Frecuentemente según el caso también puede requerirse de terapia ocupacional, física y del lenguaje.

El objetivo de la terapia es disminuir la morbilidad y mejorar la funcionalidad, buscando que la persona sea completamente funcional e independiente en la vida adulta.

En algunos casos según los síntomas que se tengan, se puede requerir de medicamentos como antipsicóticos para tratar la irritabilidad y agitación, anticonvulsivos (se utilizan como estabilizadores del ánimo), antidepresivos (para la ansiedad, compulsión y depresión), y estimulantes (para la hiperactividad e inatención). 

Es posible vivir, poder interactuar y ser independientes a pesar del autismo o síndrome de Asperger. Para ello es necesario que sea identificado a tiempo y así poder dar inicio a las terapias para que pueda llevar a cabo una vida más normal.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes