Haz tu cita llamando al             8120892244

¿Qué puede diagnosticar un neuropsicólogo?

Los neuropsicólogos son expertos en psicología con enfoque en el estudio del funcionamiento biológico del cerebro. Se encuentran capacitados para realizar diagnósticos que alteran el funcionamiento cerebral como la demencia, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), dislexia y trastornos del aprendizaje

¿A qué se dedican los neuropsicólogos?

Los neuropsicólogos se encuentran capacitados para realizar evaluaciones acerca de las habilidades cognitivas de una persona, dentro de las habilidades cognitivas que valoran se encuentran:

  • La memoria
  • La atención
  • La rapidez de procesamiento
  • Razonamiento
  • Juicio
  • Resolución de problemas
  • Funciones espaciales
  • Lenguaje.

Inicialmente eran pruebas que se utilizaban únicamente en personas que habían sufrido algún daño cerebral, sin embargo se ha visto que tienen gran utilidad en distintas entidades neuropsiquiátricas.

¿En qué consiste una evaluación neuropsicológica?

Una evaluación neuropsicológica es un proceso integral que tiene como objetivo principal evaluar las funciones cognitivas y emocionales de una persona, con un enfoque especial en el sistema nervioso y sus posibles trastornos. Durante esta evaluación, se utiliza una variedad de pruebas y herramientas para obtener una comprensión completa de la función cerebral de la persona.

En primer lugar, el neuropsicólogo recopilará información detallada sobre la historia médica y neurológica del paciente, así como sus síntomas actuales. Esto puede incluir:

  • Antecedentes de lesiones cerebrales
  • Enfermedades neurológicas
  • Problemas de desarrollo
  • Cualquier otra información relevante.

A continuación, se administrarán una serie de pruebas neuropsicológicas diseñadas para evaluar diferentes áreas cognitivas, como:

  • La memoria
  • La atención
  • El lenguaje
  • Las habilidades visuoespaciales
  • Las funciones ejecutivas.

Estas pruebas proporcionan información sobre el funcionamiento cerebral en áreas específicas y ayudan a identificar posibles déficits.

Además de las pruebas cognitivas, la evaluación neuropsicológica también puede incluir la evaluación de aspectos emocionales y conductuales. Esto es crucial, ya que los trastornos neurológicos a menudo están relacionados con cambios en el estado de ánimo, la personalidad y el comportamiento.

Una vez que se han recopilado todos los datos, el neuropsicólogo analiza los resultados de las pruebas y la información clínica para llegar a un diagnóstico o una impresión diagnóstica preliminar. Esto puede ser fundamental para determinar la causa de los síntomas del paciente y guiar el plan de tratamiento adecuado.

Es importante destacar que la evaluación neuropsicológica no solo es beneficiosa para diagnosticar trastornos neurológicos, sino que también proporciona una línea de base crucial para monitorear el progreso del paciente a lo largo del tiempo y ajustar los tratamientos según sea necesario.

Además, esta evaluación puede ser una herramienta invaluable para brindar información a los pacientes y sus familias, ayudándoles a comprender mejor su situación y las opciones de tratamiento disponibles.

¿Quién se puede beneficiar de una valoración neuropsicológica?

Existen distintas situaciones en las que una persona pudiera beneficiarse de una valoración neuropsicológica, sobre todo aquellas personas que padecen de una enfermedad neuropsiquiátrica o lesiones a nivel cerebral. 

  • Demencia:

Tanto en la sospecha cuando inician los síntomas para realizar un diagnóstico, como cuando se encuentra instaurada para iniciar rehabilitación acorde a las necesidades de la persona

  • Efectos adversos de medicamentos:

Personas que se encuentran bajo algún tratamiento que pueda intervenir con las funciones cognitivas. Por ejemplo las quimioterapias u antidepresivos. 

  • Trastornos neuropsiquiátricos:

Las personas que padecen depresión, ansiedad o cualquier otro trastorno neuropsiquiátrico tienen mayor riesgo de presentar alteraciones cognitivas por la naturaleza de la enfermedad, un ejemplo de esto es la esquizofrenia en donde se afecta la memoria verbal y visuoespacial o la enfermedad de Parkinson en donde además de la memoria se afecta el lenguaje y el procesamiento de información.

De forma inicial los neuropsicólogos realizan una entrevista para conocer más acerca de los problemas que presenta la persona y conocer aspectos clave que influyen en la cognición, como:

  • La edad
  • La presencia de alguna enfermedad neurológica o psiquiátrica
  • El nivel educativo 

En ocasiones puede ser de utilidad interrogar a familiares o personas cercanas a la persona para ver su perspectiva de los cambios cognitivos. Posteriormente se procede a hacer una serie de estudios o tareas para evaluar las funciones cognitivas:

  • Responder preguntas
  • Exámenes escritos
  • Pruebas en la computadora
  • Ejercicios con materiales como rompecabezas y bloques.

Durante estas tareas el neuropsicólogo analiza el comportamiento al realizar cada actividad, lo que brinda información de cómo el cerebro se encuentra funcionando. 

Una vez realizadas las pruebas, se procede al análisis de los resultados en donde puede o no brindarse un diagnóstico.

Algunos de los diagnósticos que pueden resultar posterior a las pruebas son:

  • Amnesia:

Presentan alteraciones únicamente de la memoria

  • Demencia:

Aqua se encuentran alteraciones en la memoria y otro componente de deterioro cognitivo

  • Enfermedad de Alzheimer:

La memoria se encuentra especialmente afectada, sin embargo también se encuentra un deterioro funcional que progresa con el paso del tiempo

  • Traumatismo craneoencefálico:

Posterior a una lesión cerebral se recomienda la valoración con pruebas neuropsicológicas ya que llegan a medir de manera más precisa la severidad y predice funcionalidad y recuperación.

  • Epilepsia:

Más de la mitad de los pacientes con epilepsia presentan algún grado de afectación cognitiva, sobre todo aquellos que tienen el diagnóstico desde edades tempranas o que se encuentran con un pobre control de la enfermedad

  • Enfermedad de Parkinson:

Se encuentra una alteración de diferentes funciones: memoria, lenguaje, procesamiento, atención, entre otros.

  • Trastorno por déficit de atención:

Suelen ser pacientes con un mal desempeño académico o laboral debido a la falta de atención y en ocasiones se acompaña de hiperactividad y pobre control de impulsos.

  • Dislexia:

Se trata de una alteración en el procesamiento del lenguaje ya sea en sonidos o por escrito.

Una vez teniendo un diagnóstico o un resultado de las pruebas, si es que alguna función se encuentra comprometida se crea un plan de tratamiento para mejorar estas funciones, esto puede ser por medio de ejercicios de rehabilitación o aprendizaje de estrategias compensatorias que permitan un mejor funcionamiento en las actividades de la vida diaria.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes