Haz tu cita llamando al             8120892244

¿Qué es el trastorno del espectro autista?

El trastorno del espectro autista es un trastorno del neurodesarrollo durante la infancia. Existen distintos grupos clínicos de acuerdo a las características de los síntomas. Se trata de una condición que afecta la manera en que el niño se comporta socialmente, su lenguaje y conductas.

El trastorno del espectro autista es una condición con la que la persona convive toda su vida y dependiendo del tipo y grado puede llegar a generar discapacidad importante.

El diagnóstico temprano es importante ya que se pueden realizar intervenciones de manera más temprana para que el niño pueda alcanzar su máximo potencial. 

¿Por qué se le denomina “espectro”?

Se le denomina espectro precisamente porque no existe un conjunto específico de síntomas, sino que se describen tipos de grupos clínicos, siendo estos principalmente:

  • Trastorno del espectro autista o Asperger :

Estos trastornos se caracterizan por dificultades en la interacción social, la comunicación verbal y no verbal, y patrones de comportamiento restringidos y repetitivos. El espectro puede variar desde casos leves hasta muy severos.

El síndrome de Asperger, a menudo considerado como un punto en el espectro autista, es una forma más leve de autismo. Se caracteriza por dificultades en las habilidades sociales y en la comunicación, pero por lo general no hay retraso en el desarrollo del lenguaje o la inteligencia. Las personas con Asperger pueden tener intereses intensos y obsesivos, así como dificultades para comprender las normas sociales y las emociones de los demás.

  • Trastornos de Rett:

En este trastorno usualmente el niño presenta un desarrollo normal de sus habilidades motrices durante los primeros meses de vida, sin embargo posteriormente presenta déficit cognitivo, motor, de lenguaje y de interacción social. Este trastorno además se caracteriza porque los niños presentan estereotipias, que es el exceso de movimientos involuntarios de manera repetitiva.

  • Trastorno desintegrativo infantil:

El niño presenta un desarrollo normal los primeros 2 años de vida, posteriormente inicia con déficit motor, de lenguaje y de interacción social.

  • Trastorno generalizado del desarrollo:

Es una clasificación que se usaba anteriormente en la edición anterior del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) para describir una serie de afecciones caracterizadas por retrasos y alteraciones en varias áreas del desarrollo, como las habilidades sociales, la comunicación y el comportamiento.

¿Por qué se presenta el trastorno?

La causa exacta del Trastorno del Espectro Autista (TEA) sigue siendo desconocida. Sin embargo, la investigación sugiere que es probable que una combinación de factores genéticos y ambientales contribuya a su desarrollo.

  • Factores genéticos:

Se sabe que los factores genéticos juegan un papel en el TEA. Las personas con ciertos trastornos genéticos, como el síndrome de Rett o el síndrome de Fragile X, tienen una mayor probabilidad de tener TEA. Además, los estudios en gemelos han demostrado que si un gemelo tiene TEA, el otro gemelo tiene una probabilidad significativamente mayor de tenerlo también, especialmente en gemelos idénticos.

  • Factores ambientales:

Aunque la investigación aún está en curso, algunos estudios han sugerido que ciertos factores durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de TEA. Estos incluyen la edad avanzada de los padres, ciertas complicaciones del embarazo o del parto, y exposiciones a ciertos medicamentos o toxinas ambientales durante el embarazo.

  • Cerebro y neurología:

Las investigaciones también han indicado diferencias en la estructura y función del cerebro en personas con TEA en comparación con aquellas sin el trastorno. Sin embargo, cómo estas diferencias contribuyen al TEA aún no se comprende completamente.

Es importante destacar que aunque se han propuesto varias causas del TEA, no se ha identificado ninguna causa única. Además, se ha demostrado que algunas teorías propuestas anteriormente, como la teoría de que las vacunas causan autismo, son completamente infundadas y han sido refutadas por numerosos estudios científicos rigurosos.

El TEA es un trastorno complejo y probablemente se deba a una interacción de múltiples factores genéticos y ambientales. La investigación está en curso para entender mejor las causas del TEA y desarrollar tratamientos más efectivos.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene algún trastorno del espectro autista?

Las habilidades que se encuentran principalmente comprometidas son las habilidades cognitivas, sociales y de comportamiento que inician en los primeros años de la vida. Esto suele presentarse de la siguiente manera:

  • Disfunción de interacciones sociales desde edades tempranas. Los niños suelen evitar el ver a los ojos a las personas y comúnmente no reaccionan al escuchar su nombre. Igualmente cuando aprenden a hablar suelen hacerlo sin utilizar ademanes o hacer gestos, por lo que su lenguaje tiende a ser monótono y con frecuencia su lenguaje verbal no coincide con el lenguaje corporal. Otra característica que presentan los pacientes es que no pueden interpretar el lenguaje corporal y en edades más avanzadas tienen dificultad para entender chistes o comentarios sarcásticos. 
  • Comportamiento repetitivo o restrictivo. Comúnmente se obsesionan con un tema y no prestan atención a otras cosas y suele darles seguridad el realizar movimientos o actividades de forma repetitiva.
  • Ausencia de interés en algunas actividades. Suele presentarse a los dos años de edad y se caracteriza por desinterés en juegos o juguetes que usualmente a otros niños de su edad les gustan. 
  • Dificultad para adaptarse a nuevas situaciones: Desde pequeños suelen hacer muchos berrinches cuando se les cambia la rutina

No siempre se acompaña de déficit intelectual e incluso algunos pacientes con el trastorno presentan niveles superiores de coeficiente intelectual.

¿Qué debo hacer si sospecho que mi hijo puede presentar el trastorno?

En este caso es aconsejable acudir con un profesional de la salud, este puede ser un psiquiatra, neurólogo o pediatra quien evaluará la manera en que se comporta el niño y revisará si cumple con los criterios diagnósticos descritos en el DSM-V. Durante la consulta el especialista realizará preguntas a los padres y/o los cuidadores principales, incluyendo preguntas acerca de su desarrollo, habilidades, el ambiente en el que se encuentra, patrones de comportamiento y cómo interactúa con otros niños. 

El diagnóstico suele realizarse a partir de los dos años de edad, usualmente entre los tres y seis años y comúnmente es identificado por sus maestros o cuidadores principales.

Una vez que se sospecha el diagnóstico es probable que el médico indique realizar estudios de laboratorio en sangre para descartar que no se trate de una enfermedad metabólica. Igualmente suele solicitarse electroencefalograma y resonancia magnética de cráneo los cuales se esperan que se encuentren normales. A pesar de que se ha hablado de una probable causa genética, actualmente no existe un estudio genético que ayude a realizar el diagnóstico. 

Mi hijo ya tiene el diagnóstico ¿Qué sigue?

Si tu hijo tiene un trastorno del espectro autista entonces lo que se debe de hacer es enfocarse en un buen apego al tratamiento para favorecer su independencia, funcionalidad y calidad de vida. 

No existe un sólo médico que deba de tratar el autismo, sino que se requiere de un equipo de especialistas en el tema que puedan aportar desde diferentes enfoques: maestros docentes que se especialicen en la enseñanza a niños con este trastorno y que puedan brindarla de forma individualizada, psicólogos o psiquiatras que puedan intervenir de manera individual para tratar problemas de agresividad, déficit de atención, ansiedad y en familia para permitir un adecuado canal de comunicación entre padres e hijo, neurólogo o pediatra para evaluar el desarrollo.

En algunos casos los pacientes pudieran llegar a beneficiarse de algún medicamento que facilite regular los síntomas, sin embargo estos deben de ser indicados por un médico para asegurarse que se trata de un medicamento seguro para ese paciente. Ante todo se requiere enfocar el tratamiento de acuerdo a las necesidades específicas de cada persona que presenta el trastorno.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes