Haz tu cita llamando al             8120892244

¿Qué es la apraxia y cuáles son sus causas?

La apraxia es un trastorno neurológico que afecta la capacidad de una persona para planificar y ejecutar movimientos voluntarios. Aunque puede presentarse en diversas formas, comparte la característica común de dificultad para realizar algunos movimientos. 

Comprendiendo la apraxia

La apraxia es un trastorno del control del movimiento que afecta la capacidad de una persona para llevar a cabo tareas motoras específicas, a pesar de tener la intención y la capacidad física para realizarlas. Puede afectar diferentes áreas del cuerpo, como los brazos, las manos, el habla y la coordinación general.

Tipos y causas de la apraxia

  • Apraxia ideomotora:

Es la forma más común y se caracteriza por la dificultad para llevar a cabo movimientos a pedido o copiar gestos, aunque la persona entienda la tarea y desee cumplirla.

  • Apraxia ideacional:

Afecta la secuencia de tareas que requieren múltiples pasos realizados en el orden correcto, como ponerse la ropa o preparar una taza de té.

  • Apraxia bucofacial u orofacial:

Afecta la cara y la boca, y puede hacer que sea difícil realizar movimientos como chasquear los labios, parpadear o silbar.

  • Apraxia de la marcha:

Afecta la capacidad para caminar y puede causar una marcha inestable o «magnética» donde los pies parecen pegados al suelo.

  • Apraxia del habla:

Afecta la capacidad para pronunciar palabras correctamente, a pesar de tener los músculos de la lengua, la boca y la cara intactos y funcionales.

Las causas pueden variar. Puede ser el resultado de lesiones cerebrales traumáticas, accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales, enfermedades neurodegenerativas o trastornos del desarrollo del sistema nervioso.

La apraxia puede afectar a personas de todas las edades, desde niños hasta adultos mayores. En los niños, la apraxia del desarrollo es un trastorno neuromotor que interfiere con la capacidad de hablar y coordinar los movimientos orales. En adultos, la apraxia se asocia con mayor frecuencia a enfermedades cerebrovasculares y trastornos neurodegenerativos, como el Alzheimer o el Parkinson.

¿Cómo se presenta?

Los síntomas de la apraxia pueden variar dependiendo del tipo y la gravedad del trastorno.

  • Dificultad para realizar movimientos a pedido:

Una persona con apraxia puede tener dificultades para llevar a cabo un movimiento cuando se le pide que lo haga, incluso si entiende la solicitud.

  • Dificultad para realizar gestos o movimientos familiares:

Como cepillarse los dientes, abrocharse los botones, o agitar la mano para saludar.

  • Movimientos descoordinados o «torpes»:

Los movimientos pueden parecer descoordinados o «incorrectos» de alguna manera.

  • Dificultad para encadenar movimientos:

En el caso de la apraxia ideacional, una persona puede tener problemas para llevar a cabo tareas que requieren una serie de movimientos en un orden específico, como preparar una taza de té o vestirse.

  • Problemas con el habla:

En el caso de la apraxia del habla, una persona puede tener dificultades para formar palabras y sonidos correctamente, lo que puede hacer que su habla sea difícil de entender.

  • Dificultad para usar herramientas o implementos:

Por ejemplo, puede ser difícil para una persona con apraxia usar un tenedor o un cepillo de dientes de la manera correcta.

  • Inconsistencia en los errores:

Los errores no siempre son los mismos; un día una persona puede ser capaz de realizar un movimiento, y al día siguiente no puede.

  • Mejor rendimiento en movimientos automáticos o habituales:

Los movimientos que se realizan como parte de una rutina diaria pueden ser más fáciles de realizar que los mismos movimientos cuando se realizan a pedido.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la apraxia implica una evaluación completa por el especialista en neurología. Estos especialistas observarán los síntomas y realizarán pruebas específicas para evaluar la capacidad motora y la comunicación del individuo.

El tratamiento de la apraxia se basa en enfoques multidisciplinarios que incluyen terapia del habla, terapia ocupacional y fisioterapia. Estas terapias se centran en mejorar la coordinación motora, la planificación y la ejecución de movimientos, así como en desarrollar estrategias compensatorias para facilitar la comunicación.

La terapia del habla se enfoca en mejorar la pronunciación y la articulación de palabras, mientras que la terapia ocupacional se centra en actividades que mejoran la destreza manual y la coordinación motora fina. La fisioterapia puede ser útil para mejorar la fuerza y la movilidad en los casos en que la apraxia afecte a las extremidades.

En conclusión…

La apraxia es un trastorno que dificulta la ejecución de movimientos voluntarios y puede afectar diversas áreas del cuerpo. Aunque puede ser un desafío, el diagnóstico temprano y el acceso a terapias adecuadas pueden marcar una gran diferencia en la vida de las personas que viven con apraxia.

Si sospechas que tú o alguien que conoces podría tener apraxia, es importante buscar la evaluación y el tratamiento de profesionales especializados para obtener el apoyo necesario en el manejo de esta condición.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes