Haz tu cita llamando al             8120892244

Causas de pérdida progresiva de las funciones cognitivas

Las funciones cognitivas son esenciales para nuestra vida diaria ya que nos permiten pensar, aprender, recordar y comunicarnos. Estas funciones incluyen la memoria, la atención, el lenguaje, la percepción, la resolución de problemas y la toma de decisiones. Sin embargo, diversas enfermedades pueden provocar una pérdida progresiva de las funciones cognitivas, afectando significativamente la calidad de vida de quienes las padecen y de sus familiares.

Antes de profundizar en las enfermedades que ocasionan una pérdida progresiva de las funciones cognitivas, es importante entender cuáles son estas funciones:

  • Memoria:

Capacidad para almacenar y recuperar información inmediata y tardía.

  • Atención:

Capacidad para concentrarse en tareas específicas.

  • Lenguaje:

Capacidad para comprender lo que escucha y hablar para establecer una comunicación adecuada.

  • Percepción:

Capacidad para interpretar estímulos sensoriales.

  • Resolución de problemas:

Capacidad para identificar soluciones efectivas.

  • Toma de decisiones:

Capacidad para elegir entre diferentes opciones y actuar en consecuencia.

Enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia y se caracteriza por una degeneración progresiva de las células cerebrales. Los primeros síntomas suelen incluir problemas de memoria, como olvidar eventos recientes o nombres de personas. A medida que avanza la enfermedad, los pacientes experimentan desorientación, dificultades en el lenguaje, cambios de comportamiento y problemas para realizar actividades cotidianas. El Alzheimer es causado por la acumulación anormal de proteínas beta-amiloide y tau en el cerebro, lo que lleva a la muerte de las neuronas y a la disminución de las funciones cognitivas.

Demencia vascular

La demencia vascular es la segunda causa más común de demencia y resulta de una serie de eventos que interrumpen el suministro de sangre al cerebro, como derrames o infartos cerebrales. Los síntomas pueden aparecer de forma repentina después de un accidente cerebrovascular o desarrollarse gradualmente con el tiempo. La demencia vascular afecta principalmente las habilidades de planificación, organización, toma de decisiones y resolución de problemas. Otros síntomas pueden incluir dificultades en el lenguaje y la memoria, así como cambios en el estado de ánimo.

Demencia frontotemporal

La demencia frontotemporal (DFT) afecta principalmente los lóbulos frontal y temporal del cerebro, áreas asociadas con la personalidad, el comportamiento y el lenguaje. Los síntomas varían según la región afectada, pero pueden incluir cambios drásticos en la personalidad, comportamiento social inapropiado, falta de juicio y dificultades en el habla y el lenguaje. A diferencia del Alzheimer, la memoria a corto plazo suele estar relativamente preservada en las primeras etapas de la DFT. Esta demencia se asocia con la acumulación de proteínas anormales como la tau y la TDP-43.

Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ) es una forma rara y fatal de demencia causada por priones, proteínas mal plegadas que inducen el plegamiento anormal de otras proteínas en el cerebro. La ECJ progresa rápidamente (menos de 6 meses) y causa deterioro severo de las funciones cognitivas y motoras. Los síntomas iniciales incluyen problemas de memoria, cambios en el comportamiento, y descoordinación. A medida que avanza la enfermedad, los pacientes experimentan demencia grave, ceguera, movimientos involuntarios y coma. No existe un tratamiento efectivo para la ECJ, y la enfermedad suele ser fatal en el plazo de un año desde el inicio de los síntomas.

Además de las enfermedades ya mencionadas, existen muchos otros trastornos que también se asocian a una pérdida progresiva de las funciones cognitivas en estadios avanzados como la enfermedad de Huntington, la enfermedad de Parkinson y otros parkinsonismos como la parálisis supranuclear progresiva, degeneración corticobasal y atrofia de múltiples sistemas.

Rol del neuropsicólogo en la evaluación de las funciones cognitivas

El neuropsicólogo juega un papel fundamental en la evaluación de las funciones cognitivas a través de una serie de pruebas y herramientas especializadas como el examen mini mental (MMSE) y el Montreal Cognitive Assessment (MOCA). Estas evaluaciones son exhaustivas y permiten identificar las áreas específicas del cerebro que pueden estar afectadas por las diferentes enfermedades que ocasionan una pérdida progresiva de las funciones cognitivas. Las pruebas neuropsicológicas incluyen evaluaciones de la memoria, la atención, el lenguaje, la percepción, la capacidad de resolver problemas y la toma de decisiones.

Esta evaluación integral ayuda no solo en el diagnóstico preciso de las distintas formas de demencia y otras enfermedades neurodegenerativas, sino también en la planificación de intervenciones terapéuticas adecuadas y en el seguimiento de la progresión de la enfermedad. La colaboración del neuropsicólogo con otros profesionales de la salud es crucial para ofrecer un enfoque multidisciplinario en el manejo de estas condiciones.

Las enfermedades que causan la pérdida progresiva de las funciones cognitivas representan un desafío significativo para la medicina moderna. Cada una de estas enfermedades tiene características únicas y mecanismos subyacentes distintos, pero todas llevan a un deterioro profundo en la calidad de vida de los pacientes. 

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes