Haz tu cita llamando al             8120892244

Secuelas neuropsicológicas de la esclerosis múltiple

Si bien la esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica bien conocida, poco se sabe de las secuelas neuropsicológicas. Actualmente se han descrito dentro de las secuelas síntomas de depresión, ansiedad, fatiga y deterioro cognitivo.

Usualmente a estos síntomas se les otorga poca importancia, sin embargo tienen un impacto importante en la calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad. Actualmente ya existen estrategias que permiten su identificación temprana y facilitan la recuperación del bienestar neuropsicológico en los pacientes con esclerosis múltiple, lo que se traduce en una mayor funcionalidad e independencia

¿Qué es la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica desmielinizante, es decir, se produce un daño en la mielina, una capa que recubre los nervios y permite la conducción nerviosa de forma más efectiva. La presentación más común de la enfermedad es por medio de cuadros agudos recurrentes con recuperación total o parcial, durante los cuadros suelen presentarse los siguientes síntomas:

  • Debilidad en extremidades que dificultan la marcha 
  • Pérdida de coordinación y equilibrio
  • Espasmos musculares
  • Pérdida de la visión

Los pacientes presentan frecuentemente una discapacidad física importante durante los cuadros agudos, sin embargo, incluso fuera de estos cuadros pueden persistir algunas manifestaciones o secuelas neuropsicológicas que llegan a impedir el funcionamiento normal de la persona, llegando a ser éstas las principales causas de discapacidad

¿Qué se sabe de las secuelas neuropsicológicas?.

A lo largo de los últimos 30 años se han encontrado nuevos aspectos neuropsicológicos de la Esclerosis Múltiple, anteriormente se creía que sólo existía un cambio a nivel intelectual en los pacientes que presentaban larga evolución de la enfermedad o discapacidad física severa. Sin embargo, posterior a diversos estudios se ha encontrado que hasta un 65% de los pacientes que padecen la enfermedad presentan algún grado de deterioro cognitivo, incluso sin presentar una discapacidad física, sin embargo si se ha encontrado relación con una disminución del volumen cerebral

Existen diferentes tipos de déficit cognitivos y cada uno debe de ser manejado de forma diferente: 

  • Atención:

Referido como dificultad para mantener la concentración por periodos de tiempo sostenidos, por ejemplo durante clases, películas o conversaciones.

  • Velocidad de procesamiento de la información:  

Suele ser los primeros síntomas neuropsicológicos que se presentan y es descrito por parte de los pacientes como velocidad lenta de pensamiento. Los pacientes requieren de mayor tiempo para formular respuestas a preguntas simples o realizar actividades que previamente hacían de forma rápida. 

  • Memoria:

Principalmente afecta la memoria episódica diferida, es decir aquella que es a largo plazo, como las experiencias del pasado: vacaciones, momentos específicos en la vida.

  • Funciones ejecutivas:

Estas funcionen incluyen planear, tomar decisiones, solucionar problemas, controlar impulsos y razonamiento abstracto

  • Depresión:

Es otra secuela neuropsicológica que suele afectar hasta al 20% de los pacientes, y, a pesar de que la ansiedad es menos frecuente, si se encuentra descrita de forma prevalente en esclerosis múltiple. Existen algunos estudios que han encontrado lesiones a nivel cerebral que pueden explicar la presencia de ambos sin embargo los resultados no son concluyentes. Igualmente de la fatiga se conoce poco e incluso aún se debate si se encuentra relacionada al estado de ánimo de los pacientes o a la propia enfermedad. 

Diagnóstico oportuno

Desafortunadamente, no se suelen realizar pruebas de forma sistemática a todos los pacientes que padecen esclerosis múltiple.Usualmente el deterioro cognitivo es por primera vez identificado por los cuidadores o por el mismo paciente, sin embargo puede pasar inadvertido o ser catalogado como “distracciones”. Mientras que los síntomas como depresión, ansiedad o fatiga suelen atribuirse al cuadro esperado de la enfermedad. 

 La detección de deterioro cognitivo, depresión o ansiedad se realiza por medio de pruebas neuropsicológicas, éstas pueden ser realizadas de forma presencial guiadas por un especialista, sin embargo últimamente se han estudiado modelos de telemedicina o pruebas administradas por teléfono o internet que facilitan el acceso a mayor población. Usualmente las escalas miden el estado general de salud, la fatigabilidad, el impacto de la enfermedad en la vida diaria, funcionalidad social, orientación, independencia física y económica. Éstas posteriormente son evaluadas por un experto para poder interpretarlas y otorgar un diagnóstico

¿Existe tratamiento para las secuelas neuropsicológicas?

Debido a la frecuencia y severidad del deterioro cognitivo en pacientes con esclerosis múltiple, la rehabilitación física es parte importante del tratamiento en estos pacientes. De acuerdo a estudios de investigación la rehabilitación cognitiva es efectiva para mejorar la memoria a corto y largo plazo.. Especialmente se ha visto que las intervenciones de tipo conductual son las que facilitan el aprendizaje, la memoria y la funcionalidad de la persona en el día a día. Se ha visto que la rehabilitación no sólo muestra resultados durante la intervención, sino que genera nuevas conexiones neuronales que se mantienen por largos periodos de tiempo. 

Igualmente como manejo de depresión y ansiedad se han visto muy buenos resultados con la terapia cognitivo conductual, la cual permite reaprender patrones de pensamiento y de esta forma mejorar la salud mental. Sin embargo, en ocasiones podrá ser necesario el uso de antidepresivos por períodos moderados de tiempo para tratar los síntomas, si es que la persona se encuentra con gran discapacidad o corre en riesgo su integridad.

La rehabilitación en los pacientes con esclerosis múltiple debe de ser multidisciplinaria, especialmente involucrando a un neurólogo, neuropsicólogo, logopeda y terapeuta ocupacional para otorgar una atención individualizada de acuerdo a las necesidades del paciente.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes