Haz tu cita llamando al             8120892244

¿En qué consiste la neuropsicología cognitiva?

La neuropsicología cognitiva se considera una rama de la neurociencia enfocada en cómo se procesa la información en el cerebro, el cómo pensamos, cómo recordamos, cómo actuamos y cómo nos comunicamos. Existen muchos tipos de lesiones que pueden presentarse en el sistema nervioso e interferir con las funciones cognitivas, por lo que existe la evaluación neuropsicológica para identificar estas alteraciones y la rehabilitación neuropsicológica para tratarlas.

Antes de entender en qué consiste la neuropsicología cognitiva es necesario entender primero qué son las neurociencias y la neuropsicología. Te hablaremos también un poco acerca de las aplicaciones de la neuropsicología cognitiva en la evaluación neuropsicológica y la rehabilitación cognitiva.

Las neurociencias y neuropsicología

La neurociencia estudia el sistema nervioso desde un punto de vista multidisciplinario que incluye varias disciplinas como la neurología, psicología, biología, química, física, farmacología y genética. Se trata de una ciencia necesaria para entender de mejor manera la forma en la que funciona el sistema nervioso, incluyendo las funciones mentales superiores como la orientación, memoria, cálculo, juicio y lenguaje. Al haber una lesión o enfermedad del sistema nervioso existen alteraciones a nivel bioquímico y celular que se manifiestan mediante muchos síntomas neurológicos, neuropsicológicos y psiquiátricos.

Al ser un área bastante amplia, las neurociencias se dividen en 2 orientaciones: conductuales y no conductuales. Las neurociencias conductuales se enfocan más en el sistema nervioso (su funcionamiento y enfermedades que la alteran), mientras que las no conductuales hacen énfasis en el comportamiento humano y los procesos cognitivos, es decir, con un enfoque más neurológico o psicológico, respectivamente. 

La neuropsicología forma parte de las neurociencias, encargándose del estudio de la relación entre el funcionamiento del cerebro y la mente. Por lo que el neuropsicólogo es el encargado de evaluar las funciones cognitivas mediante la evaluación neuropsicológica.

¿Te has preguntado alguna vez en qué parte del cerebro es donde se llevan a cabo los pensamientos? ¿Cuáles son las áreas del cerebro que nos hace ser quien somos? Realmente son varias áreas del cerebro las que participan en cómo pensamos, cómo nos comunicamos, donde se guardan los recuerdos, donde se llevan a cabo las decisiones y las emociones. 

Existen áreas de la corteza cerebral llamadas áreas de asociación, las cuáles son el enlace entre lo que vemos, sentimos o hacemos y lo que recordamos. Por ejemplo, podemos ver la cara de una persona pero el área de asociación nos hace recordar que esa persona es un familiar o amigo, podemos ver un lápiz pero el área de asociación nos hace recordar que se llama lápiz y que sirve para escribir, podemos caminar y abrocharnos la camisa “en automático” sin pensar exactamente en el movimiento que haremos con las manos y pies. Al estar dañada un área de asociación por un infarto, inflamación o trauma, una persona puede seguir viendo, sintiendo y moverse pero sin poder relacionarlo con la memoria. 

El sistema límbico involucra varias partes del cerebro que se relacionan con la memoria, la conducta y las emociones, éstas incluyen el tálamo, cuerpo calloso, amígdala, hipocampo, cuerpo calloso y ganglios basales. Por lo que una lesión en éstas áreas puede manifestarse como amnesia, crisis convulsivas, alteraciones emocionales (enojo, tristeza, miedo, risa) o alucinaciones.

Neuropsicología cognitiva

La neuropsicología cognitiva es una ciencia que se enfoca más en comprender los distintos tipos de procesamiento a los que se somete la información en el cerebro. Busca una explicación de los procesos mentales basándose en la relación entre la conducta y los sistemas de procesamiento y no en base a la relación entre la anatomía cerebral y la conducta (a diferencia de la neuropsicología tradicional). Para lograrlo se observa minuciosamente el comportamiento de las personas que tuvieron algún daño o lesión cerebral, por lo que se evalúan las alteraciones cognitivas y psicopatológicas que se presentaron como consecuencia del daño cerebral.

Evaluación neuropsicológica

Como mencionamos anteriormente, la evaluación neuropsicológica estudia las funciones cognitivas tales como el pensamiento, la memoria, el lenguaje, las funciones ejecutivas y algunas formas complejas de motricidad y percepción. Todo esto nos ayuda a estudiar las consecuencias del daño cerebral sobre los procesos cognitivos, es decir, las secuelas de enfermedades neurológicas. Algunos ejemplos son: trastornos del pensamiento, afasias (alteración del lenguaje), amnesias (alteración de la memoria), agnosias (no reconocer algo), apraxias (no poder realizar tareas motoras previamente aprendidas) y alteraciones de la conducta. 

Para realizar una evaluación neuropsicológica el neuropsicólogo realizará un interrogatorio y una serie de pruebas para evaluar las funciones cognitivas. Existen una gran cantidad de pruebas, es por ello que el especialista es quien sabrá cuáles son las pruebas necesarias para establecer un correcto diagnóstico y cómo realizarlas. Esto nos dará mucha información acerca de cuáles son los trastornos cognitivos que presenta el paciente y así poder establecer un plan terapéutico (rehabilitación neuropsicológica) para corregir o frenar los síntomas.

Rehabilitación cognitiva

La rehabilitación cognitiva, también llamada neuropsicoterapia, consiste en programas de intervención para tratar las alteraciones cognitivas consecuentes de un daño cerebral y el tratamiento psicológico de los problemas emocionales también derivados del daño cerebral.

Así como existen programas de neurorrehabilitación física para recuperar el movimiento de una parte del cuerpo que se vio alterada como consecuencia de un daño cerebral (como un infarto), también es necesaria la rehabilitación cognitiva para tratar otro tipo de secuelas como las alteraciones de la memoria, comportamiento, lenguaje, etc. 

Se trata de una terapia llevada a cabo por el especialista en el área, el neuropsicólogo. Esta terapia se aprovecha de la plasticidad neuronal para tratar de recuperar la función perdida y mejorar los síntomas. 

No porque sea un síntoma que no se ve a simple vista no quiere decir que no exista. Al haber un daño cerebral es importante evaluar todas las funciones que pudieron verse afectadas incluso las cognitivas. De esta forma se recibirá un tratamiento más completo que ayude a recuperar esa función perdida o afectada.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes