Haz tu cita llamando al             8120892244

Diferencia entre psicólogo y neuropsicólogo

Cuando se trata de buscar ayuda para problemas de salud mental o cognitiva, es importante entender las diferencias entre los profesionales que pueden brindar ese apoyo. Dos de los términos que a menudo generan confusión son «psicólogo» y «neuropsicólogo«.

Si bien ambos están involucrados en el campo de la psicología, sus roles y áreas de enfoque son distintos. En este blog, explicaremos las diferencias entre un psicólogo y un neuropsicólogo para ayudarte a comprender mejor en qué se diferencian y cuándo buscar a uno u otro.

El Psicólogo:

Un psicólogo es un profesional que se dedica al estudio de la mente y el comportamiento humano.

Su objetivo principal es ayudar a las personas a comprender y superar los desafíos emocionales, psicológicos y conductuales que pueden estar experimentando.

Para convertirse en psicólogo, se requiere una licenciatura en psicología, pudiendo además hacer un posgrado como una maestría o doctorado en:

  • Psicología clínica
  • Terapia cognitivo conductual
  • Psicoanálisis, entre otras áreas.
  • Psicología organizacional
  • Psicología educativa
  • Psicología forense.

El psicólogo clínico trabaja en diferentes entornos, como:

  • Clínicas
  • Hospitales
  • Consultorios privados
  • Instituciones educativas
  • Empresas.

Utilizan diversas técnicas terapéuticas, como:

  • Terapia cognitivo-conductual
  • Terapia de pareja
  • Terapia familiar

A través de estos métodos terapéuticos, los psicólogos pueden tratar y abordar problemas de salud mental como:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Trastornos de la alimentación
  • Estrés
  • Dificultades de relación.

Su enfoque principal es ayudar a las personas a mejorar su bienestar emocional y mental mediante la terapia y el asesoramiento.

El Neuropsicólogo:

El neuropsicólogo es un profesional que se especializa en el estudio de las relaciones entre el cerebro y el comportamiento.

Su enfoque está en comprender cómo las lesiones cerebrales, las enfermedades neurodegenerativas, los trastornos neuropsiquiátricos y otros problemas neurológicos pueden afectar la cognición, la emoción y el comportamiento de una persona.

Para convertirse en neuropsicólogo, se requiere una licenciatura en psicología y luego una especialización adicional en neuropsicología a través de una maestría o un doctorado.

El neuropsicólogo trabaja en estrecha colaboración con otros profesionales de la salud, como neurólogos y psiquiatras, para evaluar, diagnosticar y tratar problemas neuropsicológicos.

Otro punto importante que destaca a los neuropsicólogos es que utilizan una variedad de herramientas de evaluación neuropsicológica para evaluar el funcionamiento cognitivo y emocional del paciente como:

  • Pruebas cognitivas
  • Escalas de evaluación de síntomas
  • Técnicas de neuroimagen

Estas pruebas son necesarias para diagnosticar trastornos cognitivos como demencia o trastornos del lenguaje y aprendizaje, así como para medir su progreso después de neurorrehabilitación para aminorar los síntomas.

Una vez que se realiza la evaluación, el neuropsicólogo puede recomendar tratamientos específicos para ayudar a los individuos a recuperar o mejorar sus habilidades cognitivas y funcionamiento diario, como:

  • Rehabilitación cognitiva
  • Terapia ocupacional
  • Terapia farmacológica.

Los neuropsicólogos son los encargados del área de rehabilitación cognitiva. Esta rehabilitación la lleva a cabo mediante una serie de ejercicios para mejorar los trastornos cognitivos como trastornos de la memoria o del lenguaje.

Diferencias clave

La principal diferencia entre un psicólogo y un neuropsicólogo radica en sus áreas de enfoque y métodos de trabajo.

Mientras que el psicólogo se centra en los aspectos emocionales y conductuales del individuo, el neuropsicólogo se enfoca en la relación entre el cerebro y el comportamiento, especialmente en el contexto de las lesiones o trastornos neurológicos, especialmente en los de tipo neurodegenerativos como:

  • Demencia
  • Enfermedad de Parkinson
  • Secuelas de alteración del lenguaje, memoria y comportamiento por daño adquirido como un infarto cerebral o traumatismo craneoencefálico.

El psicólogo clínico utiliza principalmente técnicas terapéuticas para ayudar a los individuos a superar problemas emocionales y conductuales.

El neuropsicólogo utiliza herramientas de evaluación neuropsicológica para evaluar el funcionamiento cognitivo y emocional y brinda recomendaciones de tratamiento basadas en esos hallazgos.

En resumen, aunque tanto el psicólogo como el neuropsicólogo están involucrados en el campo de la psicología, sus enfoques son diferentes. Un psicólogo se centra en la salud mental y emocional en general, mientras que un neuropsicólogo se especializa en evaluar y tratar problemas neuropsicológicos que están relacionados con el cerebro y el comportamiento.

La elección de buscar a uno u otro dependerá de la naturaleza específica de los problemas que una persona pueda estar experimentando.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes