Haz tu cita llamando al             8120892244

¿Cómo ayuda la neuropsicología a personas con depresión?

La depresión es un trastorno psiquiátrico con base neurofisiológicas definidas caracterizado por alteración del estado del ánimo producto del cual hay un cambio en la forma en que la persona se siente con relación a sí misma y al mundo, habiendo una pérdida de interés y placer en sus actividades habituales.

Hay que tener en cuenta que el término depresión se emplea en general, como sinónimo de abatimiento y tristeza. Estos últimos son sentimientos que se manifiestan dentro de un período de tiempo relativamente corto y están justificados por situaciones traumáticas (duelos) que requieran una readaptación del anciano a esos cambios, dentro de ciertos límites.

Depresión: una enfermedad cada vez más común

La palabra depresión se usa en tres sentidos: síntomas, síndromes y enfermedades. Como síntoma, se acompaña de otros trastornos mentales, como la ansiedad. Como síndrome, agrupa los procesos caracterizados por:

  • El duelo
  • La supresión
  • La internalización
  • La discapacidad
  • La pérdida del impulso vital.

Como enfermedad, se considera una enfermedad de origen biológico, en la que se puede definir la causa, clínica, curso, pronóstico y tratamiento específico.

En su sentido más común, la depresión es un síntoma psicológico, aunque también puede ser un síndrome, es decir, una serie de síntomas relacionados a un estado de ánimo bajo. Los síntomas típicos que lo acompañan son:

  • Insomnio
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Tristeza profunda

En el sentido más estricto, se entiende que la depresión no es solo un síndrome depresivo, sino también una imagen clínica completa con una duración determinada, y un patrón de síntomas que ayudan al diagnóstico.

¿Qué es la neuropsicología?

La neuropsicología comienza a formar parte del estudio de cualquier trastorno que afecte a la mente y, evidentemente, esto es debido a un cambio de paradigma conceptual. 

La neuropsicología plantea un modelo y un nivel de análisis que le permite situarse entre los modelos más mentalistas y los más neurobiológicos con lo que une mente y cerebro. En sí es un área especializada de la psicología que se encarga del estudio de las relaciones existentes entre el cerebro y los procesos cognitivos, conductuales y emocionales con el fin de identificar, describir, evaluar, diagnosticar y rehabilitar todas aquellas alteraciones derivadas de las disfunciones del SNC.

La Neuropsicología de las emociones

En una amplia gama de comportamientos humanos, las emociones representan un tema de análisis interesante, en primer lugar porque las emociones controlan comportamientos humanos complejos, como la motivación y el aprendizaje, y en segundo lugar porque la mayoría de las enfermedades psiquiátricas destructivas (como la depresión, esquizofrenia y trastornos afectivos) implican desordenes del estado de ánimo.

La respuesta emocional de los humanos es todo tipo:

  • Felicidad
  • Sorpresa
  • Ira
  • Miedo
  • Tristeza.

Todas tienen dos características comunes: la primera involucra una respuesta motora visceral y la segunda involucra una respuesta motora estereotipada. 

Dentro del ámbito de la neuropsicología podemos identificar todo un cuerpo de profesionales dedicados a la investigación de los procesos cognitivos. El objetivo de estas investigaciones es proporcionar un marco teórico-experimental a la neuropsicología de tal forma que muchos de estos descubrimientos podrán posteriormente ser empleados en el ámbito clínico.

¿Qué enfermedades tratan los neuropsicólogos y cuáles son sus campos?

Son numerosos los campos que tienen una relación más o menos directa con la neuropsicología clínica. Así la neuropsicología tiene campo de aplicación en:

  • Daño cerebral
  • Toxicología
  • Seguridad vial
  • Deporte
  • Geriatría
  • Neuropsicología infantil
  • Médico legal, aboral o profesional
  • Neuropsicología transcultural
  • Neuropsicología experimental. 

Por otro lado, se hace énfasis en la investigación que estos trabajos deben estar basados en el método hipotético-deductivo, propio del campo de las neurociencias, cumpliendo esencialmente el siguiente formato:

  • Formulación de hipótesis y objetivos
  • Planteamiento y desarrollo de un método riguroso
  • Descripción precisa de resultados incluyendo análisis estadísticos
  • Establecimiento de conclusiones relacionadas directamente con los resultados evitando la elucubración.

La neuropsicología desde una perspectiva multidisciplinar

En la actualidad, cada vez es más común que el enfoque de muy diversos problemas se realice desde una perspectiva multidisciplinar, y desde luego la neuropsicología es un claro ejemplo de disciplina integrada en equipos multidisciplinares.

El neuropsicólogo colabora con los distintos profesionales ofreciendo una serie de aportaciones y recibiendo de ellos información que utiliza en su intervención clínica. Los profesionales con los que principalmente trabaja el neuropsicólogo son:

  • Neurólogo:

Colabora con el neurólogo en la realización de un diagnóstico diferencial entre las enfermedades neurológicas y psiquiátricas (Ejemplo: demencia y depresión). Colabora así mismo, precisando el diagnóstico y ofreciendo perfiles neuropsicológicos característicos de las diferentes patologías neurológicas. Aporta información sobre la probable relación anatomofuncional responsable de las alteraciones y funciones cognitivas.

  • Neurocirujano:

Juega un papel importante en la evaluación pre y post operatoria para evaluar la eficacia de la intervención quirúrgica, estableciendo las secuelas tanto a corto como a largo plazo y disminuyendo la morbilidad quirúrgica.

  • Neurorradiólogo y neurofisiológico:

Juega un papel fundamental en el diseño de tareas cognitivas que tengan como objeto la activación de las áreas cerebrales responsables de dicha tarea. Así mismo interpretará junto a estos profesionales las pruebas de neuroimagen funcional, aportando el conocimiento acerca de las funciones cognitivas y colaborando a extraer las conclusiones relevantes para cada caso.

  • Psiquiatra:

El neuropsicólogo se encargaría de definir los déficits neuropsicológicos que subyacen a ciertas enfermedades psiquiátricas (Esquizofrenia, trastornos Obsesivo-Compulsivo, anorexia, depresión, adicciones…), así como ya ocurría en el caso del neurólogo, realizar diagnósticos diferenciales entre patologías neurológicas y psiquiátricas.

Funciones que realiza un neuropsicólogo para diagnosticar un padecimiento

El papel de la neuropsicología se involucra en la evaluación neuropsicología que es identificar, describir y cuantificar los déficits cognitivos y las alteraciones conductuales y emocionales que se producen como consecuencia de lesiones y disfunciones del cerebro. 

Además, implica recopilar la información necesaria así como preparar la historia clínica, seleccionar y aplicar los tests y los instrumentos de medida más adecuados, interpretar los resultados y la ejecución del paciente en estas pruebas con el fin de establecer un diagnóstico.

También se considera función del neuropsicólogo el planificar el tratamiento, seguir la evolución de los programas de rehabilitación, preparar los informes escritos y devolver la información a la fuente o persona que ha remitido el caso, así como valorar el impacto sociolaboral derivado de la patología que presenta el paciente y establecer un pronóstico de la evolución y del beneficio de la aplicación de un programa de rehabilitación neuropsicológica, en este caso para conseguir la readaptación sociolaboral del paciente, si fuera posible, y si no lo fuera de manera completa, tratar de conseguir el mayor grado de autonomía personal posible.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes