Haz tu cita llamando al             8120892244

Neuropsicólogo: Cómo se trata el déficit cognitivo.

Los trastornos cognitivos se refieren a todo aquel trastorno o deficiencia que una persona pueda encontrar al presentar deterioro de sus habilidades en:

  • La memoria
  • El habla
  • El razonamiento
  • El comportamiento
  • La identificación de objetos
  • Las actividades de socialización.

Dichos trastornos aparecen mayor mente en la población de adultos mayores (Definidos por la OMS como mayores de 65 años) , y pueden tener raíz en algun problema anterior como:

  • Eventos cerebro vasculares
  • Hipertensión mal controlada durante mucho tiempo
  • Colesterol alto
  • Diabetes
  • Presentar déficit de ciertas vitaminas
  • Ser el resultado de presentar depresión o ansiedad.

Los Trastornos cognitivos no son enfermedades o patologías propias de la edad y siempre deben abordarse por un profesional como neurólogo, neuropsicólogo, geriatra, neurólogo especialista en trastornos cognitivos y neuro geriatras .

Recalcando que es muy importante una valoración inicial para poder saber cuál es el problema primario del paciente y junto a la rehabilitacion dar la farmacoterapia adecuada.

Dentro de las terapias extra a los medicamentos se tienen:

  • Terapia cognitiva:

Es un enfoque terapéutico que se centra en identificar y cambiar patrones de pensamiento negativos o ineficaces que pueden contribuir a problemas emocionales o comportamentales. En el caso de pacientes con trastornos cognitivos, puede ayudar a gestionar síntomas como la ansiedad o la depresión, así como a mejorar la calidad de vida.

  • Rehabilitación cognitiva:

Implica programas estructurados diseñados para mejorar o mantener las habilidades cognitivas deterioradas debido a trastornos cognitivos. Estos programas pueden incluir ejercicios de memoria, atención, funciones ejecutivas y otras habilidades cognitivas básicas.

  • Estimulación cognitiva:

Se refiere a intervenciones diseñadas para aumentar la actividad cerebral y mantener las funciones cognitivas. Puede incluir actividades como rompecabezas, juegos de memoria, ejercicios de atención y otros desafíos mentales que estimulan la mente y ayudan a mantener las habilidades cognitivas.

  • Entrenamiento cognitivo:

Similar a la estimulación cognitiva, el entrenamiento cognitivo se centra en mejorar habilidades específicas como la memoria, la atención o las funciones ejecutivas a través de ejercicios estructurados y repetitivos.

  • Programas de entrenamiento cerebral:

Estos programas utilizan tecnología (como aplicaciones o juegos computarizados) diseñados para ejercitar el cerebro y mejorar habilidades cognitivas específicas. Pueden ser útiles como complemento de otras formas de terapia cognitiva.

  • Actividades cognitivas:

Incluyen cualquier tipo de tarea diseñada para desafiar y mantener las funciones cognitivas, como leer, resolver problemas matemáticos simples, participar en debates o realizar actividades artísticas.

  • Ejercicios mentales:

Son actividades destinadas a mantener y mejorar las habilidades cognitivas a través de desafíos específicos, como juegos de palabras, acertijos, crucigramas y otras actividades que requieren pensar de manera activa y flexible.

  • Terapia ocupacional:

Ayuda a los pacientes a mantener o recuperar habilidades necesarias para realizar actividades cotidianas, como vestirse, cocinar o moverse por la casa. En el contexto de demencia, se centra en mantener la independencia y la calidad de vida a pesar de los déficits cognitivos.

  • Terapia del habla:

Se enfoca en ayudar a los pacientes a mantener o mejorar la capacidad de comunicarse verbalmente, lo cual puede verse afectado por los trastornos cognitivos. Incluye técnicas para mejorar la articulación, la comprensión del lenguaje y otras habilidades comunicativas.

  • Terapia de memoria:

Dirigida a mejorar la memoria y la capacidad de recordar a través de técnicas y estrategias específicas adaptadas a las necesidades del paciente con trastornos cognitivos. Puede incluir ejercicios de memoria, técnicas mnemotécnicas y recordatorios visuales.

  • Programas de rehabilitación neuropsicológica:

Son programas diseñados para abordar las dificultades cognitivas y emocionales causadas por lesiones cerebrales, como las asociadas con trastornos cognitivos. Incluyen una variedad de enfoques terapéuticos para mejorar la función cerebral y la calidad de vida.

  • Estrategias de compensación:

Son técnicas diseñadas para ayudar a los pacientes a compensar las áreas deterioradas de la función cognitiva. Por ejemplo, el uso de calendarios visuales, recordatorios verbales o dispositivos de ayuda para manejar la vida diaria de manera más efectiva.

Otra terapia reciente y que puede ser adecuada para los pacientes es la estimulación cerebral profunda (DBS, por sus siglas en inglés) es una técnica quirúrgica que implica la implantación de electrodos en áreas específicas del cerebro. Originalmente desarrollada y más comúnmente utilizada para tratar trastornos neurológicos como la enfermedad de Parkinson y algunos trastornos del movimiento, su aplicación en pacientes con trastornos cognitivos es un campo emergente y aún en investigación.

Funcionamiento de la Estimulación Cerebral Profunda

  • Implantación de electrodos:

Durante el procedimiento, se colocan electrodos delgados en áreas precisas del cerebro que se sabe están involucradas en la regulación de funciones cognitivas y emocionales.

  • Estimulación Controlada:

Estos electrodos están conectados a un dispositivo similar a un marcapasos (llamado generador de impulsos), que se implanta en el pecho o el abdomen del paciente. Este dispositivo administra impulsos eléctricos controlados a las áreas cerebrales específicas para modular la actividad neuronal.

Aplicación en Pacientes con Trastorno Cognitivo

  • Objetivo:

La DBS para demencia busca mejorar los síntomas cognitivos y conductuales al influir en los circuitos neuronales responsables de estas funciones.

  • Áreas de estimulación:

Los estudios han explorado diferentes áreas del cerebro para la estimulación en pacientes con demencia, como el núcleo basolateral de Meynert y el hipocampo.

  • Resultados y Eficacia:

Aunque los resultados son variables y dependen del tipo específico de demencia y la etapa de la enfermedad, algunos estudios han sugerido mejoras en funciones cognitivas como la memoria y la función ejecutiva, así como en los síntomas conductuales como la agitación.

Todas estas terapias son las que se pueden utilizar en los trastornos cognitivos. Y lo más importante a recordar es que se pueden dar múltiples terapias, medicamentos, atención médica, hasta terapia quirúrgica, pero esto solo se logrará si primero se lleva a nuestro paciente a una atención médica integral.

Ser mayor de 65 años no significa que sea normal iniciar con pérdida de memoria, del habla, de las habilidades sociales o ninguna otra de las ya habladas. Acércate con tu médico de confianza o un profesional en trastornos cognitivos para tener mayor información.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes