Haz tu cita llamando al             8120892244

¿Cómo ayudar a un niño con problemas de aprendizaje?

Los trastornos del aprendizaje son un problema real que muchas veces pasa desapercibido. Se trata de un trastorno del neurodesarrollo que se presenta con problemas de aprendizaje.

En muchos casos se llega a pensar que es solo falta de cooperación o motivación del niño por aprender, cuando realmente es un trastorno el que no le permite al niño aprender y poder crecer y desarrollarse adecuadamente. Son niños que pueden sentirse incomprendidos, pudiendo afectar no solo su aprendizaje, sino también su autoestima.

Te explicaremos más acerca de en qué consisten los problemas de aprendizaje, cómo identificarlos en un niño, así como el tratamiento adecuado y otras formas de ayudarlos.

Tipos de trastornos del aprendizaje

Se considera un trastorno del aprendizaje cuando un niño tiene una dificultad en una o más áreas del aprendizaje a pesar de que su coeficiente intelectual y motivación estén intactos. Éstas áreas involucran la lectura, el cálculo y la escritura, por lo que se le denominan:

  • Trastorno específico del aprendizaje con dificultad en la lectura (dislexia): es la dificultad para adquirir la lectura. La dificultad para la lectura y sus repercusiones van cambiando con el tiempo, pero siempre están presentes. Por ejemplo, en adultos puede presentarse como una velocidad de lectura disminuida. 
  • Trastorno específico del aprendizaje con dificultad matemática (discalculia): es la dificultad con las matemáticas, presentando una dificultad para aprender o comprender conceptos numéricos, calcular problemas matemáticos, usar símbolos matemáticos y memorizar cálculos básicos.
  • Trastorno específico del aprendizaje con dificultad en la escritura (disgrafia): es la dificultad con la escritura, presentando una escritura lenta, dificultad para plasmar los pensamientos en papel, texto mal organizado y difícil de entender, problemas con la ortografía, gramática y puntuación.

¿Qué causa los trastornos de aprendizaje?

Se cree que existe un importante factor genético o hereditario en donde si alguno de los padres presenta este trastorno, hay un mayor riesgo de que sus hijos lo tengan. También puede aumentar el riesgo la presencia de algún trauma psicológico o abuso en la infancia temprana, así como trauma físico por algún traumatismo craneal o enfermedades neurológicas.

¿Cómo identificar un problema del aprendizaje?

Comienza con identificar que un niño está teniendo mayor problema de lo usual para aprender a leer, escribir o realizar cálculos. Al inicio pasa desapercibido o es confundido con una falta de interés del niño por aprender. Con el tiempo y a pesar de observar que el niño realmente lo intenta, le es incapaz desarrollarse adecuadamente en esa área. 

A diferencia de la mayoría de los niños que pueden tener dificultad con respecto a alguna habilidad o un tema particular en la escuela, los niños que tienen un trastorno del aprendizaje batallan en general con la lectura, escritura o cálculo.

Debe llamar la atención cuando esta dificultad ya tiene un impacto emocional en el niño presentándose como alteración del estado de ánimo y depresión, lo cuál puede afectar en otras áreas, además de reducir la motivación por el aprendizaje.

Tratamiento del trastorno del aprendizaje

Lo primero es identificar de forma temprana la presencia del problema de aprendizaje en el niño para que pueda recibir la atención necesaria de forma oportuna, para que éste tenga el menor impacto posible en su desarrollo escolar y personal, además de tener un menor impacto emocional.

Estos problemas de aprendizaje requieren de terapias que consisten en la reeducación con técnicas específicas individualizadas. Idealmente deben comenzar desde que este problema es diagnosticado para que afecte de la menor forma posible la adquisición de nuevos conocimientos y tener un menor impacto personal y emocional en el niño

Una forma de ayudarlos es informar a la escuela del problema de aprendizaje ya diagnosticado por un neurólogo pediatra para que pueda recibir servicios educativos especiales por parte de la escuela (programa de educación personalizada).

En caso de que la escuela no tenga conocimiento de este tipo de trastorno, será importante compartir la información con el personal de la escuela. Otras herramientas útiles son las adaptaciones del aula para facilitar su aprendizaje como sentarse cerca del maestro, utilizar aplicaciones informáticas que apoyen el área de dificultad, audiolibros en lugar del papel, etc. 

En casos en los que ya haya depresión y/o ansiedad será necesario recurrir a terapia psicológica y ocasionalmente también de medicamentos como antidepresivos.

Los problemas de aprendizaje son un trastorno que no debe pasar desapercibido. Si detectas algunos síntomas presentes en tu hijo es importante acudir a consultar con el neuropediatra para que determine si se trata de un problema del aprendizaje y pueda recibir la atención oportuna que necesita.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes