Haz tu cita llamando al             8120892244

¿Qué es la apraxia motora?

La apraxia es un trastorno neurológico caracterizado por la incapacidad de realizar movimientos y gestos intencionados. Las personas con apraxia suelen tener dificultades para realizar tareas cotidianas como vestirse, abotonarse la camisa, arreglarse, limpiar algo y utilizar utensilios de cocina.

 La apraxia motora es un trastorno neurológico que afecta la capacidad de una persona para planificar y realizar movimientos voluntarios, a pesar de tener la fuerza muscular y la coordinación necesarias. En otras palabras, las personas con apraxia motora tienen dificultades para ejecutar movimientos específicos, incluso si comprenden la tarea y tienen la intención de realizarla.

 Este trastorno se debe a daños en áreas del cerebro responsables de la planificación y la coordinación motora. Puede manifestarse de diversas maneras, ya que existen diferentes formas de apraxia motora, como la apraxia ideomotora, en la que la persona tiene dificultades para imitar o realizar movimientos simbólicos con las manos, y la apraxia ideacional, en la que se afecta la secuencia de movimientos en tareas más complejas y funcionales. 

¿Qué causa la apraxia?

La apraxia suele ocurrir debido a una lesión en las áreas del cerebro que controlan los patrones de movimiento aprendidos, entre ellas destacan la corteza parietal y la corteza premotora.

Las causas más comunes de apraxia incluyen:

  • Enfermedad vascular cerebral por ejemplo un accidente cerebrovascular
  • Trastornos neurodegenerativos por ejemplo la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer
  • También se puede adquirir apraxia debido a algún otro tipo de demencia, como la degeneración corticobasal.
  • Las causas menos comunes incluyen afecciones congénitas (síndrome de Rett), tumores cerebrales o un traumatismo craneoencefálico.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la apraxia?

El síntoma principal de la apraxia es la incapacidad de realizar movimientos hábiles o aprendidos sin ninguna disfunción motora o sensorial primaria. En algunos casos, la apraxia puede ir acompañada de afasia, un trastorno de la comunicación que afecta la capacidad del individuo para formular o comprender el lenguaje.

Hay varias formas de apraxia, que pueden ocurrir solas o juntas.

  • Apraxia bucofacial u orofacial:

Es la incapacidad de realizar movimientos faciales y labiales, como lamerse los labios, silbar, toser o guiñar un ojo

  • Apraxia del habla:

Es la incapacidad de coordinar los movimientos de la boca y la lengua necesarios para la producción del habla

Los síntomas de la apraxia del habla incluyen dificultad para pasar suavemente de un sonido, sílaba o palabra a otra; dificultad para imitar palabras sencillas

  • Apraxia ideomotora

Se refiere a la incapacidad de imitar un gesto o realizar el movimiento adecuado en respuesta a una orden verbal

Por ejemplo, las personas con apraxia ideomotora pueden levantar el teléfono automáticamente cuando suena. Aún así, es posible que no respondan adecuadamente a la orden “finge contestar el teléfono” 

  • Apraxia ideacional

Se refiere a la incapacidad para coordinar actividades que involucran múltiples pasos u objetos secuenciales, como vestirse, comer o limpiar

Estos individuos pueden realizar acciones en un orden incorrecto, como ponerse los zapatos antes que los calcetines o freír un huevo sin encender la estufa.

También pueden utilizar la herramienta u objeto equivocado para realizar una tarea determinada (por ejemplo, intentar peinarse con un cepillo de dientes)

Esta apraxia es diferente de la apraxia cinética de las extremidades, que es la incapacidad de realizar movimientos finos y precisos con el brazo o la pierna, como usar un destornillador o cerrar la cremallera de una chaqueta

  • Apraxia constructiva

La incapacidad de copiar, dibujar o construir figuras simples

  • Apraxia oculomotora

Se refiere a la dificultad para mover los ojos cuando se lo ordenan

 ¿Cuál es el tratamiento de la apraxia?

El tratamiento de la apraxia depende de la causa subyacente y de la gravedad de la afección. Si bien no existen tratamientos específicos para curar la apraxia, las personas con trastornos neurodegenerativos pueden beneficiarse de medicamentos para ralentizar el proceso de la enfermedad subyacente.

1. Terapia del habla y lenguaje

  • Ejercicios de articulación:

Se pueden realizar ejercicios específicos para mejorar la coordinación de los músculos utilizados en el habla.

  • Terapia de repetición:

Se trabajará en la repetición de palabras y frases para mejorar la pronunciación y la articulación.

2. Técnicas de facilitación de la comunicación

  • Uso de gestos y expresiones faciales:

Pueden ser incorporados para facilitar la comunicación cuando las palabras son difíciles de expresar.

  • Ayudas de comunicación:

Se pueden utilizar tableros de comunicación, aplicaciones de comunicación asistida por computadora u otros dispositivos

3. Ejercicios de lectura y escritura

  • Lectura en voz alta:

Leer textos en voz alta puede ayudar a mejorar la pronunciación y la fluidez verbal.

  • Escritura:

Trabajar en la escritura de palabras y oraciones puede ser beneficioso para algunas personas con afasia motora.

4. Estimulación multisensorial

Incorporar estímulos visuales y táctiles puede ayudar a reforzar la memoria muscular y mejorar la coordinación motora.

5. Entrenamiento intensivo

La consistencia y la intensidad en la terapia suelen ser importantes para lograr mejoras significativas.

6. Apoyo emocional

  • Apoyo psicológico:

La afasia puede tener un impacto emocional significativo. Proporcionar apoyo emocional y psicológico es crucial para ayudar a la persona a adaptarse a los cambios en la comunicación.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes