Haz tu cita llamando al             8120892244

¿Qué es la apraxia motora?

La apraxia motora es un trastorno neurológico que afecta la capacidad de una persona para realizar movimientos motores voluntarios específicos o secuencias de movimientos, a pesar de tener la fuerza muscular y la coordinación necesarias. En otras palabras, aquellos que sufren de apraxia motora tienen dificultades para planificar y ejecutar movimientos precisos, incluso si comprenden la tarea que se les pide realizar.

Este trastorno puede manifestarse de diversas formas y puede afectar cualquier parte del cuerpo, desde movimientos simples como agitar la mano hasta tareas más complejas como abotonarse una camisa o cepillarse los dientes. La apraxia motora puede ser causada por lesiones en áreas específicas del cerebro, como el lóbulo parietal, que desempeña un papel crucial en la planificación y ejecución de movimientos.

Es importante destacar que la apraxia motora difiere de otras afecciones neurológicas, como la parálisis o la debilidad muscular, ya que en la apraxia motora la dificultad radica en la planificación y coordinación de los movimientos, no en la capacidad física para llevarlos a cabo.

Las personas con apraxia motora pueden experimentar frustración y dificultades en su vida diaria, ya que los movimientos cotidianos que a menudo damos por sentado pueden resultar desafiantes o imposibles para ellos.

El tratamiento suele implicar terapia ocupacional y rehabilitación neurológica para ayudar a mejorar la capacidad de planificación y ejecución de movimientos, así como estrategias adaptativas para facilitar las actividades diarias.

¿Cuáles son las causas de la apraxia motora?

La apraxia motora puede tener diversas causas, y en muchos casos, la causa subyacente puede ser multifactorial. Algunas de las posibles causas de la apraxia motora incluyen:

  • Lesiones cerebrales:

Las lesiones en áreas específicas del cerebro, como el lóbulo parietal, que están involucradas en la planificación y ejecución de movimientos, pueden provocar apraxia motora. Estas lesiones pueden ser el resultado de accidentes cerebrovasculares, traumatismos craneoencefálicos, tumores cerebrales o enfermedades neurodegenerativas.

  • Enfermedades neurodegenerativas:

Algunas enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Huntington, pueden causar apraxia motora a medida que progresan y afectan las áreas cerebrales responsables del control motor.

  • Trastornos del desarrollo:

En algunos casos, la apraxia motora puede ser congénita o estar presente desde una edad temprana como parte de trastornos del desarrollo neurológico, como el trastorno del espectro autista o el síndrome de Rett.

  • Traumatismos cerebrales:

Los traumatismos craneoencefálicos pueden dañar áreas del cerebro involucradas en el control motor y la planificación de movimientos, lo que puede dar lugar a la aparición de apraxia motora.

  • Trastornos vasculares:

Los accidentes cerebrovasculares, como los infartos cerebrales o las hemorragias cerebrales, pueden interrumpir el flujo sanguíneo al cerebro y causar daño cerebral, lo que puede resultar en apraxia motora si las áreas motoras del cerebro se ven afectadas.

  • Enfermedades genéticas:

Algunas enfermedades genéticas raras pueden estar asociadas con la apraxia motora, aunque en estos casos la apraxia motora suele ser solo uno de los síntomas de un trastorno más amplio.

Es importante destacar que la apraxia motora puede variar en gravedad y presentación dependiendo de la causa subyacente y las áreas específicas del cerebro afectadas. Un diagnóstico preciso y una evaluación exhaustiva son fundamentales para identificar la causa y desarrollar un plan de tratamiento adecuado.

¿Qué síntomas se presentan en la apraxia motora?

Los síntomas de la apraxia motora pueden variar en tipo y gravedad dependiendo de la causa subyacente y las áreas específicas del cerebro afectadas. Algunos de los síntomas más comunes de la apraxia motora incluyen:

  • Dificultad para realizar movimientos voluntarios específicos:

Las personas con apraxia motora pueden tener dificultades para realizar movimientos motores precisos, como agitar la mano, dar la vuelta a una llave o manipular objetos pequeños.

  • Problemas con la secuencia de movimientos:

Pueden tener dificultades para realizar secuencias de movimientos coordinados, como cepillarse los dientes, abotonarse una camisa o atarse los cordones de los zapatos.

  • Movimientos descoordinados o torpes:

Los movimientos pueden parecer descoordinados, torpes o inapropiados para la tarea que se está realizando.

  • Errores en la ejecución de movimientos:

Pueden cometer errores en la ejecución de movimientos, como realizar un movimiento en la dirección incorrecta o con la parte incorrecta del cuerpo.

  • Dificultad para imitar movimientos:

Pueden tener dificultades para imitar movimientos realizados por otros, incluso si entienden la tarea que se les pide realizar.

  • Pérdida de la destreza manual:

Pueden experimentar una disminución en la destreza manual y la habilidad para manipular objetos con precisión.

  • Frustración y ansiedad:

La dificultad para realizar movimientos motores puede provocar frustración, ansiedad y una disminución en la autoestima.

Es importante tener en cuenta que la apraxia motora puede afectar tanto a movimientos simples como a tareas más complejas de la vida diaria. Además, los síntomas pueden variar de una persona a otra y pueden empeorar con el tiempo si no se trata adecuadamente. Un diagnóstico preciso y una evaluación exhaustiva por parte de un profesional de la salud son fundamentales para desarrollar un plan de tratamiento individualizado y ayudar a las personas a manejar los síntomas de la apraxia motora.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes