Haz tu cita llamando al             8120892244

Abordaje neuropsicológico de un accidente cerebrovascular

El accidente cerebrovascular, comúnmente conocido como derrame cerebral, es un evento que puede causar daños significativos en el cerebro. Cuando alguien sufre un accidente cerebrovascular, no solo es crucial la atención médica inmediata, sino también la rehabilitación a largo plazo. En este contexto, la neuropsicología juega un papel esencial en la evaluación, intervención y apoyo para estas personas.

Evaluación neuropsicológica:

Tras un accidente cerebrovascular, es crucial evaluar el impacto en las funciones cognitivas del individuo. La evaluación neuropsicológica tiene como objetivo identificar y cuantificar las alteraciones en áreas como:

  • La memoria
  • La atención
  • El lenguaje
  • Las habilidades visoespaciales
  • Las funciones ejecutivas, entre otras.

Esta evaluación permite tener una imagen clara del perfil de fortalezas y debilidades del paciente, proporcionando información invaluable para guiar el proceso de rehabilitación.

Intervención neuropsicológica:

Con base en los resultados de la evaluación, se diseña un programa de intervención personalizado. Esta intervención puede incluir:

  • Rehabilitación cognitiva: Esta se enfoca en mejorar y recuperar las funciones afectadas mediante estrategias específicas, ejercicios y actividades dirigidas.
  • Compensación de las funciones afectadas: Si ciertas funciones no pueden ser recuperadas totalmente, se enseña al individuo estrategias para compensar estas deficiencias. Por ejemplo, si alguien tiene problemas de memoria, puede aprender a usar herramientas como agendas o aplicaciones móviles para ayudarse en su día a día.

Apoyo emocional y psicoterapia:

Un accidente cerebrovascular puede ser una experiencia traumática y desafiante, no solo por las secuelas físicas y cognitivas sino también por el impacto emocional. La psicoterapia puede ayudar a manejar el estrés, la ansiedad, la depresión y otros problemas emocionales que puedan surgir. Aquí, el apoyo de la familia también es esencial.

Educación y sensibilización:

Es fundamental que el paciente y su entorno comprendan la naturaleza y las consecuencias del accidente cerebrovascular. Proporcionar información clara y confiable puede ser una herramienta poderosa para enfrentar los desafíos que presenta esta situación. Entender qué ha ocurrido en el cerebro y cómo afecta la vida cotidiana es un primer paso para aceptar y adaptarse a la nueva realidad.

¿Qué es un infarto cerebral?

El accidente cerebrovascular (ACV) también llamado ataque cerebral ocurre cuando el suministro de sangre a un área del cerebro se corta. Cuando el suministro de sangre se interrumpe, las células del cerebro comienzan a perder oxígeno y mueren. 

Hay dos tipos de accidente cerebrovascular:

  • El isquémico ocurre cuando un vaso sanguíneo está obstruido o bloqueado. El 80% de los accidentes cerebrovasculares son isquémicos.
  • El hemorrágico ocurre cuando un vaso sanguíneo se rompe, lo que hace que la sangre se escape. 

El 20% de los ACV son hemorrágicos. Hay dos tipos de ACV hemorrágico; hemorragia intracerebral y hemorragia subaracnoidea. En la hemorragia intracerebral, la sangre se filtra en el tejido cerebral. Con mayor frecuencia es causada por la presión arterial alta, En la hemorragia subaracnoidea, la sangre se filtra entre las capas de alrededor del cerebro, lugar llamado espacio subaracnoideo. Con mayor frecuencia es causada por la ruptura de un aneurisma. 

¿Cuáles son los factores de riesgo para presentar un ACV?

Podemos dividirlos en factores de riesgo modificables y no modificables.

Factores de riesgo modificables: Algo que se puede cambiar o tratar. Incluyen:

  • Hipertensión Arterial
  • Diabetes
  • Colesterol alto
  • Sedentarismo
  • Obesidad
  • Alcohol
  • Drogas

Factores de riesgo no modificables: Algo que no se puede cambiar o tratar

  • Edad
  • Sexo
  • Raza
  • Herencia
  • Malformaciones de vasos sanguíneos

¿Cuáles son los síntomas de un infarto cerebral?

Los síntomas que se ven con un accidente cerebrovascular dependen del área del cerebro que esté dañada.  Pueden ser síntomas puramente sensoriales o puramente motores o una combinación de ambos (sensitivomotores). 

Los síntomas más frecuentes son:

  • Debilidad o paresia: disminución de la fuerza de la cara y brazo (cuando se afecta la arteria cerebral media) o brazo y pierna (cuando se afecta la arteria cerebral anterior)
  • Hemiparesia/hemiplejía: Pérdida de fuerza en la mitad de un hemicuerpo, un brazo y una pierna, 
  • Disartria o Afasia: Dificultad para expresarse, entender lo que se le dice o lenguaje ininteligible 
  • Dificultad al caminar, pérdida de equilibrio o de coordinació.
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida de la visión en uno o en ambos ojos
  • Parestesias: Sensación de hormigueo en alguna parte del cuerpo.

¿Cuáles son las secuelas de un infarto cerebral?

  • Alteraciones visuales: pueden presentarse cambios en la visión, ya sea parcial o total.
  • Parálisis y debilidad: los pacientes suelen perder parte de la movilidad del cuerpo, o también presentar debilidad en las extremidades lo que les dificulta la marca y el equilibrio
  • Alteraciones del lenguaje: Dificultad para comunicarse, se le dificulta hablar de manera fluida y se le olvidan las palabras. Algunos pacientes tardan hasta dos años para recuperar la facultad del habla, aunque algunos no se recuperan en su totalidad.
  • Cambios en la personalidad y el comportamiento:el ACV provoca un impacto psicológico muy fuerte en los pacientes, creando un cambio de personalidad y comportamiento, porque su vida cambia de un día para otro presentando ansiedad y depresión.
  • Dificultad para comer: un ACV puede provocar daño en los nervios responsables de tragar la comida.
  • Espasticidad: este trastorno ocurre cuando se contraen los músculos involuntariamente, lo que provoca dolor y dificultad de realizar algunos movimientos. Esta secuela se puede tratar mediante terapias.

Rehabilitación después de una lesión cerebral.

Se requiere de un programa de rehabilitación interdisciplinaria que provea una asistencia integrada para las personas que han sobrevivido a un ataque cerebral. Esta debe atender tanto los aspectos motores como los relacionados con el habla, los trastornos visuales, las actividades de la vida diaria y las secuelas incapacitantes como la espasticidad, para que el sobreviviente de un ataque pueda alcanzar un grado de independencia suficiente como para retomar, al menos parcialmente, sus actividades habituales. Este equipo interdisciplinar debe estar formado por:

  • Fisioterapeutas
  • Neuropsicólogos
  • Logopedas (terapeutas del lenguaje)
  • Neurólogo
  • Psiquiatra
  • Rehabilitador físico.

Otro grupo que se ve afectado después de un episodio de esta naturaleza son los familiares y amigos de la persona, que necesitan de orientación sobre la mejor manera de acompañar a la persona que se está recuperando: fundamentalmente, porque, ante la incertidumbre y angustia en la que se encuentran, pueden actuar obstaculizando el proceso de rehabilitación.

Rehabilitación neuropsicológica

La rehabilitación neuropsicológica es la disciplina encargada de hacer frente a las alteraciones cognitivas, emocionales y cambios en el comportamiento que surgen como causa de un daño cerebral

La terapia Neuropsicología es de gran importancia debido a las secuelas que se presentan posterior a sufrir un accidente cerebro vascular como los cambios en la cognición y el comportamiento, como ya se mencionó las personas que han sufrido un ACV pueden presentar ansiedad y depresión e inclusive demencia de origen vascular afectando el comportamiento del paciente para con él y con su eterno social.

El riesgo de suicidio aumenta y es de vital importancia tratar estos dominios cognitivos. Las afectaciones neuropsicológicas se pueden clasificar como:

  • Déficit cognitivos:

Desorientación, disminución de la atención, amnésicos, trastornos del lenguaje, afectación de funciones ejecutivas, alteraciones visuoespaciales, apraxias, agnosias, deterioro intelectual etc. 

  • Déficit emocional:

Depresión, ansiedad, apatía, desmotivación, labilidad emocional, TOC, alteraciones en la personalidad.

  • Déficit conductual:

Agresividad, excitabilidad, alteraciones sexuales, desinhibición, etc.

Todas estas lesiones son potencialmente tratables con la terapia neuropsicológica adecuada.Las estrategias internas de mayor uso en la rehabilitación neuropsicológica de la memoria son visualización, asociación y categorización. 

  • Visualización:

Consiste en entrenar al paciente en la generación de imágenes mentales del material que desea memorizar. 

  • Asociación:

Forma conexiones entre información que pretende ser grabada en el mismo momento, como el aprendizaje de pares, las secuencias de palabras, la construcción de acrósticos y la conformación de historias que encadenan contenido a memorizar. 

  • Categorización:

Se enfoca en organizar la información en subgrupos antes de memorizar, por ejemplo, ordenar una lista de mercado por granos, lácteos y carnes, para luego intentar recordar cada categoría

Durante la rehabilitación neuropsicológica, un aspecto a resaltar dentro de las estrategias de intervención es la planificación de actividades. El paciente debe realizar una lista para que las ejecute durante el día o en la semana, estipulando en un cronograma el tiempo de dedicación a cada una de mayor a menor importancia, con el objetivo de reducir los olvidos que generan las dificultades en la programación.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes